Inicio Opinion La TV chapucera

La TV chapucera

Desde la más lejana antigüedad el clima ha sido objeto de curiosidad y estudio. Ese interés se comprende: del estado de la atmósfera y de su proyección en el tiempo dependen en buena medida las cosechas y la anticipación de fenómenos muy violentos que suelen afectar a algunas regiones con condiciones particulares.
De allí que resulten sorprendentemente pobres los informes sobre este tema por parte de la televisión argentina. La observación no es gratuita; en una época en que la tecnología satelital permite predicciones no infalibles pero sí precisas nuestros meteorologistas televisivos abundan en el uso de la retórica y de los dibujitos elementales. De tal modo se dejan de lado las contribuciones que la tecnología pone a disposición, como las imágenes satelitales, que posibilitan una ajustada interpretación de los datos que aportan.
Cualquier telespectador que sintonice las transmisiones de los canales extranjeros podrá contrastar la fuerza de la imagen real, fija o en movimiento, con los elementales dibujitos que utilizan por lo general los canales argentinos. Y con una carencia más: mientras que las emisoras extranjeras muestran su país en detalles de regiones o áreas políticas y a menudo todo el planeta según sus intereses, nuestros canales, en su mayoría, se limitan a aportar los reportes correspondientes a la Capital Federal y sus alrededores mostrando, también en este aspecto, una notoria insuficiencia informativa.