La lucha por los altos salarios en Suiza

Los suizos rechazaron masivamente limitar los salarios elevados, según los resultados del referéndum realizado el domingo sobre el tema, ocho meses después de haber bloqueado los incentivos especiales de jubilación para los altos ejecutivos.
Aproximadamente 65,3% de los suizos, o sea 2 de cada tres, dijeron “no” a ese texto combatido por el gobierno y los medios empresariales, para los cuales se trataba de un freno a la prosperidad económica del país.
Dicho texto, presentado por los Jóvenes Socialistas Suizos, llamado “iniciativa 1:12”, pedía que la diferencia salarial en una misma empresa fuese en un abanico de 1 a 12, es decir, que el salario más elevado no fuera 12 veces superior al más bajo.
La propuesta quería frenar los salarios exorbitantes de los directivos de las empresas multinacionales instaladas en Suiza, que se estiman en decenas de millones de francos suizos y son regularmente denunciados por la izquierda.
En cambio, hace ocho meses los suizos aprobaron por 67% una iniciativa popular destinada a suprimir “las remuneraciones abusivas” de los dirigentes de empresas.
Los electores volverán a votar sobre los salarios en 2014, pues deben pronunciarse sobre una iniciativa lanzada por la Unión Sindical Suiza pidiendo un salario mínimo mensual de 4.000 francos suizos (3.333 euros) por 42 horas de trabajo semanales.