La vuelta de los grandes saurios y lo que sugiere

Señor Director:
En el pasado siglo, cuando se hizo intenso el trabajo de los paleontólogos en ciertos lugares de nuestro país y se dio con restos fósiles de animales descomunales que existieron millones de años atrás, tales entes alcanzaron a obtener llamativa popularidad.
Llegaron a ser reconocidos como atractivo turístico y dieron lugar a que se buscara reproducirlos en su tamaño natural. Se los exhibe en parques y plazas, al tiempo que las piezas fósiles, muchas veces completadas artificialmente, ocupan su sitio en los museos. En ese entonces hubo chicos y mozalbetes que hallaban en ellos un estímulo para su imaginación y no pocos llegaron a hacerse coleccionistas de estampas, publicaciones e historietas. En esos años estos personajes ganaron espacio en el espectáculo. Al tiempo que los tiburones actuales empezaban a aumentar su ferocidad y su tamaño, nacieron criaturas de enormes dimensiones e impresionante tonelaje. De ellos, el Godzila actual, ya en su segunda versión, es un sobreviviente que, a pesar de su enorme poder, no llega a capturar la imaginación como en los años de Jurasic Park.
Las exageraciones que se aceptaban y se demandaban, ahora más bien inclinan al bostezo. Los héroes y heroínas de estos años no necesitan la corroboración fósil y tampoco esconden que son creados a partir de la misma matriz, que no está tanto en el mundo animal como en singularidades de la mente humana en su proceso de desarrollo, así como en estrategias de mercado. Los medios para crear “efectos especiales” en la pantalla se han desmesurado al punto de generar realidades alternativas y proponer la posibilidad de una mayor confusión de una mente que no ha podido alcanzar ni asumir la verdad de un mundo que siempre se deja ver de modo insuficiente y con tal arte que cada avance del saber científico amplía el panorama de lo desconocido. Puede pensarse que la perplejidad que genera este correr delante de nuestra capacidad de percibir y de entender viene a revelarnos, también, que no estamos tan lejos de las culturas que generaron monstruos como el Leviatán. Curiosamente, los estadios culturales más próximos a nosotros tendieron a desacreditar esas criaturas como productos de una mente que recién comenzaba a salir del ensimismamiento originario. O bien optamos por asumirlas como fantasías propias para representar simbólicamente, ya lo desconocido y temible, ya las formas sociales del poder humano conocidas y sufridas, no menos temibles.
En días recientes se ha podido encontrar un nuevo sitio de restos fósiles, en la travesía chubutense, donde avisan haber hallado huesos del dinosaurio de mayor tamaño conocido, que estiman pudo haber pesado unas cien toneladas (cien mil kilos). Simultáneamente se realizan hallazgos de fósiles de más reciente existencia, algunos de los cuales conservan señales de haber sido extinguidos por acción humana.
En conjunto, los fósiles tendrían una historia que contar y de tanto en tanto parecen esforzarse por ser escuchados.

Feinmann
Llamado Juan Pablo, ha sido consagrado Personalidad Destacada de la Cultura de la ciudad autónoma. Hará falta tiempo para aquilatar los talentos de este hombre que señorea en pluralidad de territorios culturales. En la respectiva ceremonia Juan Pablo no dejó de bromear.
Nada de sentirse estatua.

Falibles
Por segunda vez, luego del caso de Marita, la Corte de Tucumán ha enmendado la plana de una cámara. Ésta había condenado a 12 años de prisión a una mujer que hirió y causó la muerte de su ex marido con un cuchillo. La Corte no ordena nuevo juicio, sino que juzga por sí, con los mismos elementos, y absuelve a la mujer.
¿Errores por incompetencia o mala fe? Quizás sea que juzgan desde posiciones culturales diferentes. Y que hay jueces sentados en formas culturales (machismo) que nuestra época procura superar.
Jotavé