Inicio Opinion Las palabras y los números de Macri

Las palabras y los números de Macri

Mauricio Macri reapareció en la escena política en una entrevista por TN -dónde si no- ante un conocido periodista del establishment, Joaquín Morales Solá, veterano defensor de las políticas neoliberales y de la elite económica. El ex presidente volvió a confirmar que nunca se expondrá ante un entrevistador que no le garantice un diálogo amigable y libre de preguntas complicadas. También ratificó que su estrategia preferida sigue siendo la de no asumir las responsabilidades propias de sus acciones y descargar en otros los costos de las políticas que llevó a cabo. Lo hizo ayer como presidente y lo sigue haciendo hoy desde el llano.
Lejos de la autocrítica, fiel a su estilo, Macri embistió contra sus adversarios políticos y dijo que hablaba desde una posición de «defensa del trabajo y la libertad». Escuchar esta definición de sus labios provoca estupor, entre otras emociones. Los trabajadores argentinos saben muy bien todo lo que perdieron en solo cuatro años, como también las Pymes y buena parte del aparato productivo nacional con excepción del gran empresariado, el único que cantó victoria al paso del macrismo por el gobierno.
La ausencia de repreguntas -propia en un periodista complaciente con la elite económica pero implacable con los sectores populares- hizo el resto. Sin despeinarse, Macri se dio el lujo de exhibir una actuación digna del mejor «coucheo» y pudo apelar cuantas veces quiso a la mentira -su principal herramienta política- como lo hizo siempre, sin riesgo de ser molestado por un entrevistador impasible.
Fue tan evidente esta puesta en escena, esta operación de lavado de cara, que se impone una tarea ineludible: contrastar con números las palabras de Macri. Una ligera recorrida por algunas páginas serias y confiables de la web permite recordar algunos datos cruciales para poner en su lugar tanto uso y abuso del engaño. Alcanza y sobra con algunas pocas estadísticas económicas, como se podrá ver a continuación:
Durante el mandato presidencial de Macri la inflación anual saltó del 27,5% al 53,8%, totalizando en el período un acumulado de 293%. Hay que remontarse 30 años atrás para encontrar cifras tan negativas. La pobreza trepó del 29,7% al 40,8%, producto de que casi tres millones de argentinos cayeron en esa franja. El salario mínimo se derrumbó de 580 a 241 dólares, en tanto el salario real promedio de los trabajadores registrados se hundió un 19,5% y la desocupación creció del 5,9% al 10,6%. El PBI per cápita se derrumbó de 14.898 a 9.913 dólares; la fuga de divisas ascendió a 86 mil millones de dólares y el peso de la deuda pública bruta sobre el PBI creció del 52,6% al 98,2%. El riesgo país saltó de 487 a 2.331 puntos y el consumo de leche por habitante se redujo el 19%.
El portal Chequeado registra 18 incumplimientos de 20 promesas formuladas por Macri en su campaña electoral: pobreza cero, bajar la inflación a un dígito, crear nuevas fuentes de trabajo, otorgar un millón de créditos hipotecarios, construir 3 mil jardines, quitar Ganancias a los trabajadores, entre otras. Solo cumplió dos: la ley del arrepentido y extendió la AUH a hijos de monotributistas.
No hay como los datos para desmontar las mentiras.