Las redes de la trata en La Pampa

Cuatro intendentes municipales de nuestra provincia han sido involucrados en causas por trata de personas. La Justicia federal consideró que todos colaboraron o favorecieron el accionar de prostíbulos en sus localidades. En varios de ellos se comprobó que hubo mujeres que fueron sometidas a explotación sexual y redes de personas que manejaron este comercio ilegal.
Pero en todas las causas también se habla de otra red: la de protección de este accionar al quedar implicados comisarios de la policía provincial, jueces de paz y funcionarios municipales que tenían a su cargo la habilitación de los llamados cabarés, whisquerías o night clubs.
El último de los casos revelados fue el del intendente de 25 de Mayo, quien no es la primera vez que se ve envuelto en una causa por trata. De hecho, ya recibió una condena, que ha apelado, por incumplimiento de los deberes de funcionario público al habilitar un cabaré de manera irregular. El propietario de ese negocio fue el primer sospechoso condenado, poco antes que el jefe comunal, por ese delito.
Ahora el intendente veinticinqueño enfrenta otra imputación junto a once personas, entre ellas dos comisarios y el juez de Paz. Esta vez se lo acusa de favorecer la instalación de un prostíbulo; ya no solo de habilitarlo, sino además de violar la ordenanza que los prohibía en su localidad desde el año 2010 aprobando su apertura después de dictada la resolución y de volver a hacerlo poco después de haber sido clausurado ese local por la Justicia. En el expediente figura la declaración de una mujer que asegura que el “jefe de la municipalidad” iba a cobrar mil pesos por mes. El fiscal consideró que estaba probado el delito de trata de personas con fines de explotación sexual, ya que las mujeres eran extranjeras -dominicanas-, se les retenía la documentación y eran alejadas de sus familias.
Hay que recordar que localidad de 25 de Mayo es el centro de lo que se conoce como el “boom” petrolero pampeano a partir de la intensificación de la explotación hidrocarburífera. El gran desarrollo de esa particular actividad económica se tradujo en una gran afluencia de hombres en la zona que están, por lo general, lejos de sus grupos familiares y cuentan con altas remuneraciones. Tiempo atrás llegó a haber cinco cabarés funcionando simultáneamente.
Si bien el caso del intendente de 25 de Mayo ha sido el más resonante, no es el único. El jefe comunal de Lonquimay también ha sido imputado de “participación necesaria” en el delito de trata de personas, por lo cual el fiscal consideró que colaboró con el accionar de quienes prostituían a las mujeres del cabaré local. Fue el mismo que afirmara que esos locales nocturnos servían para la “contención” de los jóvenes de su pueblo.
También la ex jefa comunal de General Acha fue acusada de incumplimiento de los deberes de funcionario público porque toleró trata de personas. Lo mismo ocurrió con el intendente de Macachín, señalado por haber omitido denunciar que se ejercía la prostitución en un local nocturno de la localidad que gobierna.