Los deberes para hacer en casa causan rebeldía

Señor Director:
Mi apego a leer la columna semanal de Rodrigo Fresán se relaciona con el interés que me despierta el desempeño de argentinos que se han establecido en otros lugares del ancho mundo.
Leyéndolo tomo conocimiento de un tema que si bien ha estado en discusión, ahora ha tomado un rumbo que lleva al extremo, en España, de que los padres reclamen la eliminación de los deberes para hacer en el hogar.
Sabido es que este problema se complica por el hecho de que en la entraña social no existe igualdad de circunstancias entre los hogares. La tendencia creciente a sustituir el casamiento por la pareja, efecto de otros cambios sociales, se relaciona con el aumento de la presencia de la mujer en los trabajos fuera del hogar, dato que quita un protagonista habitual a la tarea de acompañar a los hijos en la realización de tales deberes. Este fenómeno actual se agrega a la situación de larga data que resulta de la desigualdad en la distribución de la riqueza que produce el trabajo humano, pues en los hogares más carenciados suele faltar la posibilidad de asumirse como colaborador del aprendizaje, bien porque falta tiempo o la mínima preparación necesaria para prestar tal colaboración. Puesto que las familias carenciadas son las más numerosas en cualquier recuento, la respuesta hogareña a la solicitud de la escuela encuentra mayor dificultad como efecto de dicha situación. Y ahora se da el caso frecuente de hijos a cargo solamente de uno de los miembros de la pareja y, mayoritariamente, de la mujer. Sea varón o mujer quien se queda con los hijos cuando hay separación, el que se hace cargo de tal responsabilidad tiene casi siempre que atender tareas extra hogareñas para afrontar los gastos.
El informe de Fresán, quien reside en Barcelona, no da detalles de la situación socio-económica y más bien deja entender que en Cataluña y en gran parte si no en toda España, la resistencia a los deberes para realizar en la casa viene de todo el arco social y ya ha generado la intervención de la Confederación Española de Asociaciones de Padres del Alumnado (CEAPA). Esta entidad ha llamado a la insumisión contra las tareas escolares. Por el momento pide que los profesores no pongan deberes para los fines de semana de noviembre. Advierte que, en caso contrario, instará a que los niños vuelvan al colegio sin hacerlos, con un documento que explique que “mi hijo no lleva deberes por una decisión familiar”.
El tema se complica porque el informe Pisa revela que los países europeos con menos deberes obtienen mejores resultados. Al parecer, el modelo es Finlandia, país acerca de cuya educación conviene informarse porque viene liderando en casi todos los indicadores de rendimiento.
Fresán da cuenta del debate tal como se plantea desde siempre. Por un lado, se sostiene que fomenta la responsabilidad en el proceso educativo entre padres e hijos Por otro lado se sostiene que los deberes enrarecen la convivencia doméstica y se llega a decir que son un primer paso hacia la domesticación del hombre. Alude al hombre como especie.

Neonazi.
Uno ha aparecido en Santa Fe. La que fuera su pareja lo denunció porque la amenazó con un arma de fuego y la justicia dispuso detenerlo bajo el cargo de “amenazas calificadas y tenencia de arma de fuego”. Luego de esto, al allanarse la casa de este hombre de 40 años, identificado con las iniciales L. M. C., la justicia encontró veinte armas de fuego, en su mayoría de guerra, sesenta y un cuchillos, explosivos de uso militar , 14 cuadros del III Reich y 7 banderas nazis.

Exceso.
Julio Maier, constitucionalista, ha denunciado en un medio de prensa que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires coexisten ahora “tres generaciones judiciales”: la federal, la nacional y el poder judicial de la CABA. Algo que no se repite en ningún lugar del mundo que tenga un territorio del tamaño de la ciudad porteña.
Atentamente
Jotavé

Compartir