Inicio Opinion Los jueces y periodistas que operaron con Macri

Los jueces y periodistas que operaron con Macri

LA MAYOR PERSECUCION POLITICA EN DEMOCRACIA

Magnetto, Saguier, Lanata, Majul, Morales Solá, Hornos, Plee, Borinsky son algunos de los nombres más conocidos que pasaron por Olivos para darle cuerpo al «lawfare».
Los documentos son contundentes. Tras los muros de la Quinta de Olivos, el propio ex presidente Mauricio Macri constituyó y comandó un operativo destinado a perseguir opositores, acallar a los críticos y disciplinar díscolos propios para instalar en el país un proyecto económico de saqueo social en beneficio de la elite. El mecanismo se instrumentó mediante decenas de reuniones donde participaron funcionarios, jueces, fiscales, periodistas y dueños de medios. Las planillas que obtuvo y publicó el sitio web El Destape son la prueba más contundente revelada hasta ahora sobre el dispositivo conocido como lawfare.
El camino hacia el hallazgo comenzó con un pedido de acceso a información pública del Estado realizada por el periodista Ari Lijalad. En concreto, se requirió copia de las planillas donde constan los ingresos a la quinta presidencial. El acceso a esos documentos abrió una caja de Pandora donde se cruzan fechas, nombres y operaciones judiciales que tuvieron alto impacto en la opinión pública y la vida política del país.
El detallado cruce de datos detectó, por caso, 15 visitas de un camarista a Olivos que coincidían en tiempo y forma con decisiones judiciales sobre ex funcionarios y «noticias» de portada en medios de irradiación nacional. También que periodistas y empresarios mediáticos compartían tertulias con Macri, sus funcionarios, espías y magistrados en los albores de la publicación de «investigaciones periodísticas» que derivaron en querellas criminales. El listado de revelaciones es extenso, e involucra a las figuras más relevantes del sistema de poder real.

Con pruebas.
Acorde a su condición de anfitrión, Macri mantuvo un rol activo en ese proceso. En salones y quinchos reunió a dirigentes y legisladores de su partido con comunicadores mientras cerraba listas de candidatos; juntó a espías con funcionarios judiciales y se sentó a la cabecera de la «mesa judicial» investigada por su presunta injerencia en los tribunales.
Puestas en contexto, las planillas contienen mucho más que nombres y horarios: son una hoja de ruta del mecanismo de terror que el macrismo ejecutó durante su mandato. Y que aún perdura: los cómplices del lawfare se mantienen en sus puestos, blindados entre sí. La revelación es la prueba definitiva de la existencia del lawfare. Expone nombres, roles y lugares. Describe cómo la Quinta de Olivos funcionó como base de operaciones de una cofradía que tomó a la democracia de rehén
Bajo el mandato de Macri, el gobierno junto al Grupo Clarín y sus satélites montó un circo alrededor de una falsa reunión entre Cristina Fernández de Kirchner y el juez Sebastián Casanello. Esa reunión no existió, se demostró que habían conseguido testigos truchos y que incluso intervino la Agencia Federal de Inteligencia en la operación. Ahora es todo lo contrario: los ingresos de estos jueces (y de los operadores mediáticos que fueron parte de esas maniobras) quedaron registrados en documentos oficiales.

Jueces y fiscales.
Mariano Borinsky, juez de la Cámara de Casación Penal que intervino en casi todas las causas contra CFK, visitó al menos 15 veces al entonces presidente Mauricio Macri en la quinta de Olivos. Esas visitas coinciden con las fechas de sus fallos en casos de alto impacto político como la reapertura de la denuncia del fiscal Alberto Nisman, la mediática Ruta del dinero K, la causa Dólar Futuro, la de la Obra Pública de Vialidad en Santa Cruz y hasta el caso Ciccone contra Amado Boudou. Todas pasaron por Borinsky, al cuál Macri recibía con excusas variopintas como jugar al paddle, tenis o fútbol pero donde el objetivo claramente era otro. En todas el juez falló en contra de CFK y sus ex funcionarios.
Borinsky no es el único. En los registros de la quinta de Olivos constan también reuniones de Macri con el juez de Casación Gustavo Hornos y al fiscal de Casación Raúl Plee.
Hornos y Borinsky compartieron varias de las causas contra CFK mientras se reunían con Macri. Hornos, quien actualmente preside la Casación, tiene dos accesos a Olivos y al menos seis reuniones con Macri en la Casa Rosada. Fue denunciado penalmente y ante el Consejo de la Magistratura, donde le pidieron la remoción. El caso del fiscal Plee también es clave. De estrecha relación con Macri desde su época en Boca, es un peso pesado en Comodoro Py e intervino en muchas de estas causas contra CFK y en el intento de apartar al juez Alejo Ramos Padilla de las investigaciones por espionaje ilegal desplegadas por el gobierno de Macri.

Medios y periodistas.
El 17 de julio de 2017 el CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, se reunió con el ex presidente Mauricio Macri en la Quinta de Olivos en una de las decenas de cónclaves que sostuvieron accionistas, gerentes, jefes y periodistas del grupo con el titular del Poder Ejecutivo entre 2015 y 2019.
Ese mismo día, el juez Claudio Bonadio detuvo en Río Gallegos a Víctor Manzanares, el ex contador de Cristina y Néstor Kirchner. El día después, la tapa de Clarín fue «Detienen al contador de los Kirchner por intentar eludir el embargo judicial de fondos».
El 25 de octubre de 2017 Macri se reunió con Luis Majul, Jorge Rendo, director de Clarín, y Franco Bindi, el abogado de Leonardo Fariña con vínculos con la AFI. Es decir, el presidente tuvo un cónclave secreto con el abogado de uno de los principales acusadores de Cristina, el periodista que más siguió el tema y el pope del grupo mediático que lo instaló. Ese mismo día Fariña declaró que Ricardo Echegaray encubrió a Lázaro Baez y a Julio De Vido le quitaron los fueros y fue encarcelado.
Tiempo antes, el 24 de julio de 2017, un mes previo a las PASO, Macri se reunió con la entonces gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, los candidatos Esteban Bullrich y Graciela Ocaña y el jefe de redacción de Clarín, Ricardo Kirchbaum. Todo indica que estaban organizando la campaña electoral.
Los periodistas que registran reiterados ingresos a la Quinta de Olivos son: Jorge Lanata, Joaquín Morales Solá, Ricardo Kirschbaum, Ricardo Roa, Luis Majul, Carlos Pagni, Eduardo Van der Koy, Alejandro Fantino, Nicolás Wiñazky y Diego Cabot. (Roberto Navarro, Franco Mizrahi, Ari Lijalad. Extractado de El Destape).