miércoles, 27 octubre 2021
Inicio Opinion Los selectivos tiempos de la Corte

Los selectivos tiempos de la Corte

Hace pocos días un medio porteño se refirió a la posibilidad de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación sufriera un ataque de «laboralismo» y se avocara al tratamiento de muchas causas atrasadas, algunas tan antiguas como importantes. Los pampeanos contamos con elementos concretos que sustentan esa ironía.
En muy poco tiempo desde su presentación, la Corte pasó a considerar un proyecto vinculado a la extracción de agua del Valle Argentino mientras que viene demorando el tratamiento de tres recursos de amparo presentados hace varios años cuestionando la construcción de la represa de Portezuelo del Viento por motivos múltiples y de peso técnico y ambiental. Primero fue la Fundación Chadileuvú, luego la Asamblea por los Ríos Pampeanos y más tarde el gobierno provincial los que llevaron a cabo esas tramitaciones judiciales. Y a pesar de contar con el visto bueno de la Procuración General el máximo tribunal del país sigue postergando su tratamiento y con ello permite que Mendoza continúe con el proceso licitatorio para una obra cuestionada por cuatro de las cinco provincias que integran la cuenca del río Colorado.
La Corte, lejos de evaluar un tema sensible al interés regional y nacional (especialmente por la teoría de los hechos consumados que aplica la provincia cuyana y que todos conocen) ha preferido avocarse a un tema menor, relativo a un recurso natural que es propio de una provincia y que no tiene prioridad explícita. Por lo demás, los profesionales de la Universidad de La Pampa que intervinieron en el estudio hidrogeológico establecieron que el uso del acuífero del Valle Argentino -al que algunos habitantes de General Acha consideran de propiedad exclusiva- para abastecer el acueducto del río Colorado en forma complementaria y ante eventuales cortes, está muy lejos de poner en riesgo la sustentabilidad de ese recurso natural. La distancia de la explotación planificada a aquella ciudad torna imposible una interferencia que pueda perjudicar a los actuales usuarios. Lo que se prefiere no decir, en cambio, es que mayores riesgos corre ese cuerpo de agua por la contaminación que sufre en inmediaciones de la localidad, un problema que hace largo tiempo está documentado.
¿Qué pudo llevar al máximo organismo de la justicia nacional a ocuparse con tanta presteza de un tema menor y postergar otro de mucha mayor entidad? Es muy difícil encontrar una respuesta a esta pregunta. En principio porque se supone que por debajo de la Corte funcionan estamentos que filtran, en un proceso de selección que deben fundamentar, los asuntos que merecen una elevación al nivel más alto. Desde luego que la política siempre está presente en la cúspide del aparato judicial y no podría ser de otra manera tratándose de uno de los tres poderes del Estado. En ese sentido son conocidos los antecedentes, más o menos solapados, que involucran a la provincia de Mendoza, que no desestima ningún camino a la hora de hacer valer su peso político en la capital del país. Durante el gobierno anterior se pudo observar con meridiana claridad.