Luego de dos años cesa el “Tiempo de gracia”

Señor Director:
El título de esta nota repite lo que dice un analista periodístico: que luego de los dos primeros años del actual gobierno nacional, ha concluido el “tiempo de gracia”.
Para Luis Bruschtein, el columnista mentado, este plazo es el que habitualmente se toma en cuenta para saber si un nuevo gobierno hace su camino o se empantana. “Ya pasaron dos años, se cerró el tiempo de gracia”. Así lo dice, para añadir, al final de su comentario: “No está en riesgo la gobernabilidad. La disputa está abierta”.
Para entender esta afirmación hay que considerar su análisis de lo sucedido a partir de la elección de legisladores, durante el cual afrontamos “el huracán de reformas regresivas” y el gobierno “impuso la agenda” ante una “oposición invertebrada”, que “apenas logra una defensa desordenada cuando no la complicidad abierta”. El oficialismo “con el punto por punto que propone va produciendo las reformas restauradoras hacia el modelo de fondo… el ejemplo más claro es la desfinanciación de Anses y el recorte a los jubilados”. Objetivo que “es exigencia del FMI y parte central del modelo insolidario que propuso el neoliberalismo”. Habla de la metodología gobernante y en particular recuerda que dos semanas antes de las PASO fue asesinado a balazos en Jujuy el joven Ariel Velázquez, de familia radical”. Que ante este hecho, el actual gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, acusó a Milagro Sala. Y que el jueves de la pasada semana, el fiscal de la causa presentó la acusación contra el presunto responsable y cómplices “y los acusados son delincuentes comunes”. Pero Milagro Sala sigue encarcelada.
Cito a Bruschtein porque tiene claras definiciones en favor de la propuesta encarnada por la ex presidenta CFK. Aunque, como todo periodista fogueado, siempre hizo algunas críticas a su gobierno. Cuando ahora dice que “no está en riesgo la gobernabilidad” parece querer destacar que sigue abierta la posibilidad de competir en elecciones, objetivo que puede calificarse “de mínima”. También viene diciendo y repite ahora que la oposición está lejos de haber acordado una manera de ofrecer un frente unido y agrega que ni siquiera está expresado un programa básico que encamine en esa dirección. La advertencia implícita es que, de continuar así, el gobierno avanzará en la instalación del modelo neoliberal. Puedo agregar que el citado Fondo Monetario Internacional es el agente de este proyecto, el cual se aplica igual en sus puntos esenciales, en los muchos países donde el neoliberalismo ya está instalado.
En la misma edición del diario Página/12, donde escribe el columnista citado, Víctor Hugo Morales dice que “la democracia ha entrado en opacidad y eso es muy dramático”. Víctor Hugo, acaba de ser despedido del canal C5N, El cual pasó de ser independiente a oficialista mediante una operación de compraventa. Víctor Hugo también adopta una actitud moderada aunque firme y dice que prefiere presentarse como “el periodista 3501”, por estimar que son no menos de tres mil quinientos los que ya han perdido su fuente de trabajo por motivos políticos. Son 3500 y ahora 3501 voces que se apagan y dan esa “opacidad” a la democracia vigente, que él acepta como un camino todavía viable.
El panorama político vigente al cabo de dos años coloca en situación difícil, por no decir dramática, a gobernadores e intendentes, así como a dirigentes gremiales, que expresan otras tendencias políticas. Ellos no son oficialistas, pero tampoco están en el llano, o sea que están exigidos y condicionados por cargos de conducción provinciales, municipales y sindicales. No pueden conjugarse solamente en tiempo futuro, pues están atrapados en un presente continuo que los convierte en protagonistas de una negociación permanente. Observar objetivamente su desempeño sería prudente y justo. Asimismo, somos espectadores de una encrucijada política.
Atentamente:
Jotavé