Inicio Opinion Mercado exitoso

Mercado exitoso

Las dos últimas semanas de abril en Santa Rosa fueron escenario de un acontecimiento que bien puede calificarse como novedoso, pero con los agregados de necesario, exitoso y con notable proyección al futuro: Estamos hablando del Mercado Municipal que funcionó (y posiblemente siga haciéndolo) en el predio que fuera de la planta de lácteos de la CPE.
La aceptación de esta nueva modalidad de venta de alimentos en Santa Rosa tuvo por base dos condiciones muy atendibles en los tiempos actuales: calidad de la mercadería y precios; pero con la adición de un elemento, paradójico si se quiere, al cual los habitantes de la provincia no están acostumbrados: la puesta en venta de los productos alimenticios tenían origen pampeano en forma mayoritaria.
El acontecimiento sorprendió con la presencia de productos de muy buena calidad -caso de los vinos-y de otros que no le iban en zaga, tanto frescos como envasados. Lo mismo puede decirse de los lácteos y cárnicos. Prácticamente todos se agotaron muy rápido y demandaron por parte del público una repetición del evento. La reafirmación de lo dicho está en las largas filas formadas por compradores que esperan ser atendidos.
El éxito de la propuesta llevó a pensar si no se podrá imitar en otros pueblos y ciudades de la provincia. Si se considerara que hay existencias y oferta como para multiplicar la venta, al Estado Provincial, que ha dado un fuerte apoyo al emprendimiento, no le sería demasiado oneroso repetir la experiencia, extendiéndola a puntos accesibles y actualmente están atados a productos extraprovinciales. Por dar un ejemplo se podría considerar la línea que une la capital con Victorica y Telén. Acaso con un par de camiones abastecedores y el interés de los comerciantes implicados, podrían cambiar, o al menos mejorar, el aspecto económico- hogareño de una vasta zona.
En esta puesta en práctica, y en las ideas consecuentes, desde ya que juegan un muy importante papel los productos obtenidos mediante el riego en las orillas del río Colorado, donde al margen de los centros de mayor producción, parecen haber surgido algunas pymes muy interesantes. Se sabe por la experiencia comentada que las frutas y verduras logradas en ese sur llegan en muy buenas condiciones a los mercados del norte y el este de la provincia, tanto por las condiciones de trasporte en sí mismas como por las rutas pavimentadas, que disminuyen los tiempos de arribo. Todo este incipiente circuito, hay que reiterarlo, impacta en los precios que se ven muy disminuidos con relación a los obtenidos en otras provincias en los que pesa-y mucho-la intermediación y el trasporte a través distancias considerables.
¿Sería pecar de audaces o ingenuos pensar que estos originales emprendimientos serían un magnífico argumento en nuestro diferendo con la provincia de Mendoza por el río Atuel?
Se sabe (lo dijo recientemente la fiscala de Estado provincial) que los cuyanos nunca aceptarán un acuerdo ni reconocerán los derechos pampeanos, a pesar de que media un fallo de la Corte Suprema.
El consumo de productos habituales del sur mendocino, reemplazados por los que se logran en La Pampa, podría un muy buen y legítimo argumento para con aquella región que usufructúa las aguas del Atuel, sin reconocimiento efectivo alguno para nosotros. Recuérdese que la conmoción causada en aquella región cuando apenas se sugirió la posibilidad de realizar una suerte de boicot a los productos que allí se producen, con amplio mercado en nuestra provincia. Agotadas las tratativas y argumentos técnicos, jurídicos y políticos, ante la insensibilidad mendocina, a La Pampa no le queda otro argumento que pegar donde duele.