Mercosur: ¿el mercado común para el norte?

LO QUE QUIEREN LAS FUERZAS RESTAURADORAS

Sergio Martín Carrillo* – Consolidado el golpe en Brasil y acreditada la mayoría conservadora en el Mercosur, las miradas se han vuelto contra el país que ostenta la presidencia del bloque.
Consolidado el golpe en Brasil y acreditada la mayoría conservadora en el Mercosur, las miradas se han vuelto contra el país que ostenta la presidencia pro témpore (PPT) del bloque. Venezuela tiene la PPT desde el pasado mes de julio tras el traspaso realizado por Uruguay. Es necesario recordar que la PPT es rotativa por orden alfabético y tiene una duración de seis meses.
Los últimos episodios del enfrentamiento han tenido como protagonistas a los cancilleres de Paraguay, Brasil y Argentina por un lado, y a la bancada progresista del Parlasur por otro. En cuanto a los primeros, el pasado martes 14 de septiembre, hicieron público un comunicado en el que amenazaban con la expulsión de Venezuela del bloque por el supuesto incumplimiento de la incorporación de cierta normativa mercosureña a su legislación nacional. El comunicado fue apoyado por Paraguay, Brasil y Argentina y contó con la abstención de Uruguay.
El viernes 16 de septiembre la Bancada Progresista del Parlasur formada por representantes del Gran Polo Patriótico Simón Bolívar (Venezuela), Frente Amplio (Uruguay), Frente Para la Victoria (Argentina), el Frente Guazú (Paraguay) y el Partido dos Trabalhadores (Brasil) fustigó la declaración conjunta de los cancilleres por ser resultado de “una maniobra política y una violación de los tratados fundacionales” del Mercosur.

Agua y petróleo.
En el comienzo del siglo XXI con las victorias electorales de Lula da Silva en Brasil y Néstor Kirchner en Argentina el Mercosur comienza un viraje de sus objetivos fundacionales, que en un primer momento habían sido meramente comerciales y bajo una óptica librecambista. Luego la llegada de Mujica en Uruguay y de Lugo en Paraguay hasta su interrupción golpista, fue fortaleciendo la visión contrahegemónica del bloque y apostando por una mayor apertura de la agenda. Esto se vio fortalecido por el ingreso de Venezuela planteado en 2005 y consumado en 2012.
Esta reorientación chocaba con los postulados del regionalismo abierto que habían inspirado su creación, por lo que en ciertos sectores opulentos de estos países comenzaba a cundir malestar con el bloque.
Para tener idea de la dimensión del Mercosur en la economía mundial hay que poner sobre la mesa algunos datos: constituye la quinta mayor economía del mundo según datos del FMI, viven en él 295 millones de personas y posee una gran cantidad de recursos naturales, tanto renovables como no renovables. Dentro del territorio del Mercosur se encuentra una de las reservas de agua dulce más importante del planeta como es el acuífero Guaraní que comparten Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. Además, con la incorporación de Venezuela en el año 2012 se convirtió en el territorio con las mayores reservas de petróleo del mundo. Agua y petróleo, dos de los recursos más codiciados a nivel global por su escasez, su precio, y en consecuencia las posibilidades de negocio que se abren para el acaparamiento de estos recursos por parte del capital privado.

Estrategia restauradora.
Para poner éstos y otros recursos en los mercados internacionales se hace necesario retroceder a los orígenes del Mercosur ligados a la apertura comercial y la promoción del capital privado. Hoy podemos identificar las siguientes estrategias que quieren desarrollar los países conservadores del Mercosur:
1. Retomar la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea que había quedado frenado durante años con el objetivo de profundizar las relaciones comerciales con los mercados europeos de modo que las exportaciones mercosureñas se abaraten en aquellos mercados. Esto, por supuesto, hará incrementar las utilidades de unos pocos y profundizará las relaciones de dependencia de los países de la periferia con respecto a los del centro, además de inundar los países del Mercosur con productos de fuera del bloque, con consecuencias negativas para la producción interna del bloque.
2. Acercamiento a la Alianza del Pacífico. Desde el nacimiento de la Alianza del Pacífico en el año 2011, ésta se convirtió en el principal bloque que disputaba el espacio geoeconómico en la región al Mercosur. Sin embargo, ahora el Mercosur, al menos en lo referente a Argentina, Brasil y Paraguay, busca estrechar la asociación con la Alianza del Pacífico y que la misma se base en la apertura comercial tanto intrabloques, como extrabloques.
3. El acercamiento estratégico con la Alianza del Pacífico y sus postulados hacen que en la misma línea haya un acercamiento hacia el Tratado Transpacífico (TTP) y por tanto también una mayor vinculación comercial y política con los Estados Unidos.
4. Como consecuencia de los puntos 2) y 3), podría estar fraguándose el intento de reconstruir el gran proyecto neoliberal de las Américas, esto es el Acuerdo de Libre Comercio de las Américas o ALCA, de una forma mucho más disimulada pero buscando la conformación de una zona de libre comercio continental.
5. Aislamiento de Venezuela. El principal escollo para estas estrategias es Venezuela, de ahí que las cancillerías de estos países estén trabajando a destajo para minar el liderazgo regional que Venezuela había logrado desde el año 1999.

Una encrucijada.
Sin embargo, las tensiones dentro del Mercosur y la escasa legitimidad de algunos de los gobiernos que quieren imponer estos cambios hacen que aún sea difícil de implementar. América Latina en general, y el Mercosur en particular, se encuentran en una encrucijada en la que se juegan profundizar los avances alcanzados durante los últimos 15 años a nivel regional o volver a una versión 2.0 de un modelo que ya fracasó en el ocaso del siglo XX. El Mercosur no será ni mucho menos el único escenario de disputa, pero sí será uno de los principales en los que las fuerzas restauradoras quieren doblegar al país que comenzó a reescribir la historia de la región en el siglo XXI.
*CELAG (Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica).

Compartir