Inicio Opinion Niñas asesinadas

Niñas asesinadas

La semana que pasó trajo la noticia del asesinato de dos niñas argentinas, de once años, por parte de un grupo de élite del Ejército paraguayo. Las dos pequeñas habían viajado al país vecino a visitar a sus padres que militan en la guerrilla del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).
Las mentiras y manipulaciones de la información llovieron desde la propia Presidencia paraguaya. Se dijo que eran mayores, que estaban vestidas con uniforme, que tenían entre sus ropas pertrechos y municiones, que eran parte de «escudos humanos»… La réplica más contundente llegó desde la madre de una de ellas que vive en Argentina, quien denunció que las dos niñas fueron torturadas y solicitó protección a las autoridades locales. La mujer empleó una expresión estremecedora: dijo que el gobierno del Paraguay actúa «como una jauría de lobos que dispara a cualquier parte para cubrir todas las atrocidades que cometió».
La brutalidad del hecho nos lleva a pensar en situaciones tan repetidas que se siguen registrando en nuestra América Latina bajo gobiernos de derecha -tanto dictatoriales como electivos- y merece una condena mucho más enérgica que la ofrecida hasta ahora por la Cancillería argentina. La ONU, en tanto, le exigió al Estado guaraní que investigue el suceso y garantice imparcialidad.
El gobierno paraguayo no podrá evitar que siga creciendo su desprestigio si no lleva adelante una investigación profunda que identifique a los responsables de la masacre. Sin embargo, los antecedentes mueven a pensar que el suceso, poco a poco, irá quedando en el olvido. Solamente la insistencia de quienes no se resignan a una sociedad injusta sostenida con perros guardianes entrenados para matar, mantendrá el recuerdo de esas dos niñas que salieron de nuestro país para encontrar una muerte atroz en Paraguay.