Inicio Opinion No distraerse

No distraerse

Para los que festejan casi deportivamente la «salida de la cuarentena», para los que creen que las medidas sanitarias son un engendro para embromarle la vida a las personas, para los que se deleitan mirando o leyendo los grandes medios porteños que agitan la bandera de la «infectadura», para los que que creen que la libertad individual está por encima de todo, incluso de la sanidad social, el nuevo caso de Covid-19 detectado en Realicó debería ser motivo de reflexión.
El gobierno nacional ha encarado esta emergencia con medidas acertadas. No lo dice esta modesta columna sino la Organización Mundial de la Salud, varios de los líderes políticos mundiales más destacados y no pocos medios internacionales que prefieren publicar datos antes que arengas contra la cuarentena. En cuanto a nuestra provincia puede decirse lo mismo. Hasta este domingo La Pampa había registrado apenas cinco casos, todos ellos provenientes del extranjero, y había logrado mantenerse por más de 60 días libre de la enfermedad. Esos resultados eran producto de haber impuesto, en sintonía con Nación, un severo esquema inicial de aislamiento obligatorio. La eficacia de la metodología permitió flexibilizar las condiciones en forma paulatina hasta llegar a una situación de cuasi normalidad en cuanto al movimiento de las personas y la economía. Sólo faltó incorporar las actividades educativas y muy pocas más.
La irrupción de un caso en Realicó, de la mano de un transportista que se contagió afuera de la provincia, nos pone a los pampeanos de cara a una realidad que muchos prefirieron no mirar. El camionero y otras 15 personas que tuvieron contacto con él debieron ser aislados por precaución a fin de evitar una posible propagación del virus. Por el momento las autoridades sanitarias decidieron no modificar el estatus sanitario, pero es un fuerte llamado de atención y no solo para el gobierno sino para toda la población. Una rápida recorrida por las calles de la capital pampeana permite ver una actitud relajada de muchos transeúntes que circulan sin el tapaboca, implemento que todavía sigue siendo de uso obligatorio, y sin respetar el distanciamiento. El propio gobernador no ocultó su preocupación por esta razón.
Paradójicamente en Realicó se habían levantado las voces más activas a la hora de cuestionar la cuarentena, y en la vecina Huinca Renancó su intendente había lanzado fuertes críticas al gobierno pampeano por sus restricciones a la circulación de personas y vehículos. Hoy el jefe comunal anunció el cierre de toda comunicación con Realicó, lo cual significa que debió tragarse sus palabras altisonantes pronunciadas hace unas pocas horas. Dura lección la que recibió el verborrágico funcionario.
La pandemia está lejos de haber sido superada. Los números crecientes en la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense así lo indican, como también los datos de varias provincias. En otros países donde la enfermedad se creía superada han surgido fuertes rebrotes que han obligado a dar marcha atrás con la flexibilización de la cuarentena.
La Pampa limita con varias provincias que tienen altos índices de contagio, por lo tanto hay que continuar con una actitud alerta y sin bajar la guardia, lo cual no implica alarmarse ni entrar en pánico. En cuanto al nivel individual deberíamos asumir que el cuidado personal y el cuidado del otro forman parte de una misma estrategia solidaria destinada a mantener a raya esta epidemia global.