Noticias ocultadas

La información es de indiscutible trascendencia pero fue cuidadosamente ocultada por los grandes medios de comunicación del país: en el año 2015 Argentina logró una tasa de mortalidad infantil de un dígito al descender de 10,6 a 9,7 sobre mil nacidos vivos. Es un indicador médico internacional que revela -como muy pocos- la calidad de la atención sanitaria que recibe una población. Y es el resultado de una acción gubernamental continua y de una inversión sostenida durante mucho tiempo. Es lo más alejado de una medida demagógica o electoralista de corto plazo, de ahí su relevancia.
Los medios porteños que hoy militan en el oficialismo más ardiente con frecuencia llegan a estos extremos de ocultar toda información que contradiga el furioso relato antikirchnerista que practican día a día. Y en su afán por desprestigiar al gobierno anterior compiten con los funcionarios del macrismo que tampoco pueden despegarse de sus continuas referencias al pasado a pesar de que ya llevan más de un año en el ejercicio del poder. Son tan pocos los logros en materia de políticas sociales, sanitarias, educativas, laborales, etc. que pueden presentar que solo les queda la diatriba contra una pretendida “pesada herencia” que, a medida que pasa el tiempo, cada vez menos argentinos aceptan como tal.
Esa construcción mediática, esa obstinación por manipular el discurso y por presentar al gobierno anterior como exponente de todos los males y desprovisto de toda virtud, suele colocar en una situación de incomodidad a algunos notables periodistas oficialistas y a no pocos funcionarios del gabinete nacional. Cuando deben enfrentar noticias como las que hoy se comentan aquí u otras de similar contenido, el libreto se le agota muy rápidamente y entonces, ante la falta de razones, optan por lo más expeditivo: el ocultamiento.
Por ahora el poder mediático que detentan les sirve de pantalla. Pero suelen ser tan burdas esas operaciones de falseamiento de la realidad que tarde o temprano terminarán afectando el principal capital de todo periodista y medio de comunicación: la credibilidad.