Inicio Opinion Nueva mirada sobre el Acuerdo UE-Mercosur

Nueva mirada sobre el Acuerdo UE-Mercosur

PUNTO DE VISTA

NELSON NICOLETTI *
En varias ocasiones hemos registrado el perverso accionar del macrismo en temas internacionales, especialmente en dar por arreglado el Acuerdo con Europa, que de haber sido cierto -porque también fue otra mentira- hubiera destrozado el trabajo del Mercosur y destruido la industria nacional.
Acaba de aparecer un trabajo de Luciana Ghiotto y Javier Echaide que analiza puntillosamente las «cláusulas y sus efectos» del Acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Lo que intuíamos el año pasado, a partir de los fragmentos conocidos del «acuerdo» firmado entre gallos y medianoche, se muestra mucho más grave y lesivo que aquella primera impresión. Cuesta creer que compatriotas -aún en las antípodas ideológicas- pueden ser tan canallas y serviles. Dice el prólogo de este documento: «es el ejemplo perfecto de cómo los gobiernos negocian acuerdos comerciales a espaldas de los ciudadanos sin apenas control ni escrutinio democrático, abonando la desconexión entre política y demos, entre el pueblo y los gobiernos capturados o cómplices del autoritarismo del mercado».
Incluso, los negociadores de la UE están más comprometidos con «los grandes capitales y el club de los sostenedores del capital global y el autoritarismo financiero», que preocupados en defender a los ciudadanos europeos. A ambos lados del océano los pueblos son ignorados en estas negociaciones, manchadas por extremos fenicios de la gula del capitalismo salvaje.
No es casual, por ello, la baja o nula participación de los parlamentos, tanto el europeo como el Parlasur, y la constante prédica en contra de tales organismos democráticos, tratando de socavar su existencia e inutilizar su injerencia en tales asuntos. Lo hemos dicho antes: algunos cancilleres reunidos en nombre de sus países deciden por pueblos y naciones enteras sin ningún pudor ni respeto. Como lo hizo aquel día el canciller Furie, que llamó de madrugada a Macri, llorando, para informarle que ¡por fin! después de más de 20 años de negociación había encontrado (él solito) el agujero del mate..! y traicionó a la Patria y entregó al capitalismo europeo el trabajo, los recursos y la inteligencia argentinos…!
Este acuerdo se encuentra en revisión en cada país, y nada hace suponer que será aprobado alguna vez, porque los movimientos populares, especialmente en América Latina, están alertados sobre las consecuencias que traería aparejada su vigencia. Es un compendio vergonzoso de prácticas despreciables que privilegian la ganancia y lo rentístico por sobre el carácter humano de las relaciones comerciales, el respeto a la naturaleza y el medio ambiente.
Los TLC (Tratados de Libre Comercio) que estas últimas décadas han regido en algunos países del cono sur -como en Chile- solamente han dejado como consecuencia mayor desigualdad, pobreza en crecimiento y degradación ambiental, exactamente lo contrario a lo que prometían sus predicadores.
El presidente Fernández tiene otra mirada sobre este acuerdo firmado por Macri. Algunas medidas -como las retenciones a las exportaciones agrícolas o la inclusión de licencias no automáticas para la importación, prohibidas por el acuerdo con la UE- preanuncian un giro a favor de los argentinos, en defensa de sus intereses y de sus trabajadores.

* Parlamentario del Parlasur (PJ-La Pampa).