Inicio Opinion Nuevas críticas fundamentadas

Nuevas críticas fundamentadas

Días atrás, desde esta columna, se señalaba un acontecimiento singular: luego de la reunión del Consejo de Gobierno del Coirco, cuando se frenó la construcción de Portezuelo del Viento, comenzaron a hacerse escuchar en aquella provincia voces disidentes que hasta ese momento no habían trascendido públicamente.
Algunas de esas críticas son abiertamente contrarias a la construcción de la represa como al posterior trasvase de aguas hacia la cuenca del río Atuel (en verdad, el objetivo central que ocultaban tantas irregularidades), y rechazan abiertamente los promocionados «beneficios» que la obra aportaría a la sociedad mendocina, tanto en lo que concierne a la producción de energía como al desvío de caudales. En tanto, también se conocieron opiniones llamativas de la sociedad cuyana que sostienen que el gobierno mendocino está más interesado en la construcción misma que en el posible trasvase, sugiriendo motivaciones cuestionables.
Lo notable es que algunas de esas objeciones a la obra no son simples declaraciones pues están apoyadas en datos que merecen la atención. Y tanto que algunos medios de comunicación nacionales, habitualmente prudentes por no decir conservadores, los han hecho públicos. De esos números, los que resultan más elocuentes son los relativos al costo comparativo de la obra frente a una planta de producción de energía solar, similar a otras que existen en el país. Conviene recordar que un paralelismo de este tipo ya había sido planteado en La Pampa por algunas organizaciones no gubernamentales.
El planteo apunta básicamente a los aspectos más relevantes y se puede sintetizar del siguiente modo: la construcción de la represa significará un costo de 1.023 millones de dólares, tendrá una capacidad de generación de 210 megavatios y podrá alimentar a 130 mil usuarios; en tanto una planta de energía solar con una capacidad de generación de 373 megavatios, suficientes para abastecer a 456 mil hogares, puede levantarse con «solo» 400 millones de dólares.
La comparación de los datos deja en evidencia que, por lejos, una instalación productora de energía solar es no sólo más conveniente en cuanto a la cantidad de usuarios que puede abastecer sino también por los costos, que se reducirían a menos de la mitad. Lo señalado por los disidentes mendocinos no es mera teoría: están muy cerca de la provincia de San Juan, que cuenta con varias instalaciones generadoras de energía solar cuyos resultados apoyan las afirmaciones señaladas. La efectividad sanjuanina en la materia lleva a los mendocinos que discrepan con la obra a preguntarse si el actual proyecto de Portezuelo del Viento «¿es un negocio de la construcción, un capricho de gestión o una previsora proyección a una candidaturas nacional?».
Aunque no se los mencione en forma explícita, varios de estos supuestos circulan en los ámbitos políticos de las restantes provincias que integran la cuenca del Colorado y que rechazan el proyecto según su planteo actual.
En síntesis, la represa de Portezuelo del Viento sigue sumando objeciones fundamentadas, incluso en la propia provincia cuyo gobierno empuja su construcción.