Otra que Kafka.

Cosas que pasan

El calvario de Sergio García es a la vez físico y moral. Cuando cayó con su moto en un pozo sin señalizar y en plena calle, perdió su movilidad y con ella la capacidad de ganarse el pan. Así conoció ese limbo nada celestial que es la burocracia de los tribunales, a la que muchos todavía insisten en llamar “justicia”. Hace cinco años que SG reclama y trata de visibilizar su caso. Pero los recursos, apelaciones, revisiones, en fin, las conocidas chicanas leguleyas mantienen el expediente sin definir demorando la ansiada y justa indemnización que merece por haber quedado confinado en una silla de ruedas a causa de un acto de negligencia extrema. Un escritor pampeano, con cierta dosis de talento, podría inspirarse en su caso para escribir la versión local de “El proceso” de Franz Kafka. Sería un libro mucho más conmovedor.

Maldición.
Dos pampeanos están en la mira de los fiscales que investigan la obra pública durante los años del kirchnerismo: Raúl “Tuti” Rodríguez y Graciela Oporto. Los dos ocuparon, sucesivamente, la titularidad de la Subsecretaría de Obras Públicas y como tales estuvieron bajo las órdenes del entonces secretario y hoy preso famoso José López. La millonada de dólares que JL andaba desparramando de noche y en un convento de General Rodríguez fue un escándalo nacional. Pero también las obras de Lázaro Báez son seguidas con atención por jueces y fiscales y la cercanía burocrática de RR y GO con el ex secretario los colocó en la mira de los investigadores que seguramente querrán saber qué pueden decir de lo que pasó en esos años. Pareciera que los pampeanos que participan de gobiernos nacionales no pueden escapar a la maldición de verse involucrados en investigaciones judiciales. Ojalá que esta vez (por el honor provincial) las cosas no pasen de las citaciones.

Por amor.
Parece que la novia del periodista Alfredo Leuco, Cecilia Brook, es empleada de Gabriela Michetti en su fundación SUMA aunque figura como dependiente del Senado. Así lo denunció el diputado Rodolfo Tailhade quien sigue de cerca los sospechosos movimientos de la institución que saltaron a la luz con el robo no declarado de dinero (en pesos y dólares) en la casa de la vicepresidenta de la Nación. ¿Será por estas revelaciones que a Leuco se lo ve cada día más sacado en las pantallas de TN? Si hasta lo desplazó del podio a Lanata en la competencia de meter más insultos por minuto contra el aborrecido kirchnerismo. El odio que destila lo hace patinar muchas veces hasta el grotesco y en esos arrebatos se lo ve perder el equilibrio emocional. ¿Será, en el fondo, una locura de amor? (RAM).

Compartir