Inicio Opinion Otro paso adelante

Otro paso adelante

La noticia era esperada desde hace tiempo pero igual tuvo un fuerte impacto en nuestra provincia. La licencia que le acaba de entregar el Enacom a Aguas del Colorado para prestar el servicio de telecomunicaciones móviles implica que Empatel ya tiene el camino despejado para comenzar a estructurarse como empresa, organizarse, realizar un plan de inversiones y otro de negocios para salir al ruedo de la telefonía celular.
Es un paso de gran relevancia, aunque a esta altura y sorprendidos con tan buena noticia no debería olvidarse lo ya realizado hasta aquí. Primero, el lanzamiento del proyecto de asociación entre Estado, cooperativas y Pymes locales que estuvo a cargo del gobernador anterior. En segundo lugar, el rápido tratamiento legislativo que contó con el apoyo de todos los bloques. Que la ley para crear la empresa provincial de telecomunicaciones fuera respaldada por todas las fuerzas partidarias habla de un consenso que se ha afianzado en la sociedad pampeana y que la dirigencia política tradujo de la mejor forma. Y tal consenso descansa en la convicción de que el Estado y el movimiento cooperativo de servicios públicos deben actuar como aliados estratégicos en beneficio del desarrollo provincial. Ya lo mostraron con creces en la larga historia de la distribución de la energía eléctrica en todo el territorio pampeano pero también, y en varias localidades, con la prestación del servicio de agua potable.
La experiencia acumulada es un capital invalorable y deberá servir de basamento para esta nueva actividad que podrá desplegarse a partir de ahora con la llegada de la licencia que habilita a Empatel. El terreno en el cual comenzará a incursionar esta sociedad virtuosa de Estado, cooperativas y Pymes no estará libre de escollos. En él ya están sólidamente instaladas grandes compañías de capital transnacional que operan en todo el mundo y que aquí han recibido no pocas concesiones por parte de varias administraciones nacionales. Alguna de ellas también pudo exhibir gran capacidad de lobby en nuestra propia provincia cuando se le abrieron las puertas de la Municipalidad de Santa Rosa para obtener ventajas en la ubicación de sus antenas en el ejido urbano. La detección temprana de la maniobra frustró su avance y evitó que se consolidara una clara posición dominante a expensas de sus competidoras, entre ellas la propia Empatel.
Que los pampeanos hagan punta de esta forma en todo el territorio nacional habla de un espíritu que se ha afianzado en esta tierra y que logró avances significativos cuando varias cooperativas eléctricas, a partir de la experiencia pionera de la CPE santarroseña, se lanzaron a brindar los servicios de TV por cable, internet y telefonía fija. Haber vislumbrado la posibilidad de potenciar estas iniciativas mediante una asociación con el Estado y las Pymes locales fue mérito de la política, que logró avanzar incluso cuando soplaron con fuerza los vientos neoliberales que, como es bien sabido, juegan siempre a favor de las iniciativas privadas en desmedro de las públicas. Y en este cuestión, de importancia cardinal, La Pampa también marca la diferencia como lo acaban de reconocer dos altos funcionarios nacionales que nos visitaran.