Pajarito de alto vuelo

ADIOS A GARCIA LUPO

Eduardo Lucita * – A los 84 años falleció Rogelio García Lupo, más conocido en el ambiente del periodismo como “Pajarito”. Estudiante de derecho, historiador, periodista de raza. Formado en el viejo estilo -pulido, culto, certero, implacable, irónico), era dueño de un archivo tan vasto como prolífico, construido pacientemente durante muchos años y de una memoria que hacía juego con aquél. Fue fundador y el principal exponente de una corriente de periodismo de investigación inédita, cuyo centro fue la denuncia de los monopolios, el imperialismo y las dictaduras.
Entre sus principales investigaciones que tomaron forma de libro se destacan: “La rebelión de los generales” (1962), “Mercenarios y monopolios. De Onganía a Lanusse” (1972), texto de consulta obligatoria por aquellos años para quiénes queríamos adentrarnos en el conocimiento de los entresijos de aquella dictadura, y “Contra la ocupación extranjera” (1968). También merecen mencionarse “Ultimas noticias de Perón” (2006) y “Ultimas noticias de Fidel Castro y El Che” (2007).
Siendo apenas un quinceañero se sumó a las filas del nacionalismo antiimperialista, y se incorporó a la Alianza Libertadora Nacionalista donde se vinculó con Rodolfo Walsh y Ricardo Masetti, unos años mayores que él. La experiencia no duró mucho ya que la ALN fue cooptada por el peronismo en el gobierno perdiendo toda independencia, y su nacionalismo se fue derechizando con tintes y figuras cada vez más facistoides.
Trabajó en diversos medios, entre ellos Noticias Gráficas, Qué, Primera Plana (con seudónimo pues estaba prohibido por la dictadura de Onganía), Marcha de Montevideo, El Periodista y Clarín. Supo ser empleado público y fue despedido por negarse a llevar luto por la muerte de Evita.
En 1958 su amigo Masetti fue enviado por radio El Mundo a Cuba a entrevistar a Fidel Castro y a Ernesto Guevara en Sierra Maestra. Un año después Masetti fue encargado por el Che de armar un organismo de comunicación que expresara las ideas y el accionar de la Revolución Cubana ya en el poder. Masetti aceptó el desafío y convocó a García Lupo, a Walsh y a otras figuras notables del mundo de las letras para fundar la agencia Prensa Latina (PreLa), primera agencia independiente destinada a informar al mundo con una visión diferente a la dominante. “Somos objetivos pero no imparciales” era su lema distintivo. Allí conoció y se hizo amigo del Che, principal impulsor de la agencia, quién, según el mismo contó, lo llamaba en horas de la madrugada para conocer las últimas informaciones.
Pero ya en 1961 la agencia comenzó a ser parte de la disputa por la ocupación de espacios y a ser condicionada por los miembros del PSP, antecedente del PCC, que en sus embates contra el accionar de PreLa escondían la vocación de controlar al Che, a quien consideraban un aventurero. Era parte de la sovietización de la revolución. Masetti renunció, García Márquez también, Walsh volvió a Buenos Aires y Pajarito fue destinado a Guayaquil y a Santiago de Chile como corresponsal. Siempre mantuvo su amistad con el Che.
Hace unos años en una de las últimas entrevistas que diera al diario Clarín se sinceró: “El trabajo de Gabo, nuestro trabajo de los años 59-60 fue destruido cuando salimos de PL, bajo sospecha ideológica. Quiénes pasaron a dirigir la agencia eran del más cerrado estalinismo”.
En 1969 junto con Walsh, Horacio Verbitsky y el diseñador gráfico Oscar “Oso” Smoje fundó el periódico de la CGT de los Argentinos, orientado por Raymundo Ongaro, recientemente fallecido. Allí lo conocí y tuve oportunidad de tratarlo algunas veces, lo recuerdo como un hombre muy respetuoso y gentil.
Por alguna razón que desconozco tenía relaciones con José “Joe” Baxter del Movimiento Nacionalista Tacuara y luego de una escisión, el MNRT. Según me contara el propio Baxter él se hizo trotskista en Cuba y a su regreso al país se incorporó al PRT-ERP, por mi militancia de ese entonces hice varias veces de nexo entre los dos, y ahí volví a ver a Pajarito.
En 1955 estuvo preso, fue perseguido, también prohibido por las dictaduras, tuvo que irse a España por las amenazas de la Triple A. Decía que en los últimos años le habían dado un premio a su trayectoria cuando toda su vida había tenido prontuario.
Pajarito, aún cuando vuele alto será difícil olvidarlo. Y será siempre ejemplo para los jóvenes que se inicien en el periodismo.
*Integrante del Colectivo Economistas de Izquierda (EDI).

Compartir