Papeles que revelan la urdimbre de una trama

Señor Director:
Los nuevos papeles (papers) sobre inversores en los paraísos fiscales han producido en efecto de difusión semejante a la de los Panamá papers. No parece que esta vez se producirán renuncias a cargos importantes. El mundo se ha habituado a reconocer que los que obtienen grandes ganancias buscan la manera de no pagar impuestos en el lugar de su declarada residencia. Tampoco los pagan en los paraísos, aunque cuesta mantener a la legión de abogados y gerentes que intervienen en la operación.
El título de esta nota surge del recuerdo de una novela de Graham Greene; El revés de la trama. Nada tiene que ver con las peripecias de Scobie (personaje de Greene), pero sí con la posibilidad de que esta vez se haga más clara la razón de ser de las guaridas fiscales. Tengo sospechas sobre la motivación emocional de estas creaciones que se han estado multiplicando. En otras notas estimé que tales guaridas son avances hacia el objetivo de las grandes fortunas financieras, que fueron las primeras en alcanzar una universalidad que resultaría de un desarrollo de lo posibilitado por la red digital.
Las empresas multinacionales comenzaron a decretar el final de las naciones modernas. También la universalidad ha sido y es buscada sin tapujos por la actual Organización de las Naciones Unidas: su objetivo último es que este ensayo de gobierno mundial o de la humanidad alcance un ámbito planetario sin fronteras luego de la dispersión del hombre durante el proceso de ocupación humana del planeta. La universalidad de la ONU no se ha concretado salvo en el enunciado de derechos humanos. El reciente voto de la asamblea para insistir en que se ponga fin al bloqueo que sufre Cuba, permitió ver que l91 naciones están de acuerdo, pero bastó que dos (Estados Unidos e Israel) votaran negativamente para que el acoso a Cuba prosiga. En cambio los grandes capitales viven una etapa de veloz desnacionalización. Comenzó al salir de sus países de origen para instalarse en las naciones donde el costo laboral es sensiblemente menor. A ese incremento de ganancias agregaron la instalación de sus capitales en los paraísos fiscales. Sin embargo también exploraron otra posibilidad: ganar el gobierno de las naciones mediante el manejo de la posverdad. Así es como hoy los grandes capitales financieros tienen dos ámbitos: los países donde gobiernan con la forma del capitalismo llamado neoliberalismo y con las guaridas fiscales. El hecho de ser gobierno, de imponer la baja del costo laboral y la baja de los impuestos a la riqueza, no ha cohibido el uso de los paraísos.
El caso de que la reina Isabel II haya aparecido en los nuevos papers como uno de los usuarios de los paraísos fiscales introduce una novedad singular. La corona tiene tierras propias que le dan una renta importante. Estos dineros no son manejados personalmente por la monarca sino por una organización creada especialmente para ese fin. Es ésta organización la que traslada capitales a paraísos que, curiosamente, son islas de propiedad británica. La reina puede no haberlo sabido, pero esto no la exculpa. Ella mantiene sus manos limpias, porque así conviene al valor de símbolo que tiene la corona en Gran Bretaña y demás naciones del Reino Unido. No menos sintomático resulta de saber que su posible heredero, el príncipe Carlos, también está en esos paraísos. El anterior primer ministro, Cameron, había logrado que disminuyeran estas fugas de capital y la recaudación dio un salto importante. Pero no actuó contra los paraísos fiscales (Caimán, Bermudas) como propuso uno de sus ministros. La oposición exige que se adopte este camino.
En El revés de la trama, Greene destaca que en la situación que vivía su personaje en una colonia de África, todo disponía para que las pasiones humanas adquiriesen fuerza hasta hacerse incontrolables. Algo de esto puede haber en lo que revelan los nuevos papers.
Atentamente:
Jotavé