Inicio Opinion Piden por sequía y deforestación

Piden por sequía y deforestación

PUNTO DE VISTA

Nelson Nicoletti (*)
Ha tenido notable repercusión el proyecto presentado al Parlasur por los parlamentarios del Mercosur, Cecilia Britto, Julia Perie y el suscripto y se propone llevar el caso de la bajante de las cuencas hídricas y la deforestación a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
Totalmente en línea con la histórica política pampeana en defensa de los ríos interprovinciales, este parlamentario acompañó el proyecto por el cual se pide la emergencia hídrica de la cuenca del norte y que se tomen medidas en contra de la deforestación de la amazonía. Haciendo hincapié en el espíritu de cuenca y la necesidad de compartir la administración de las aguas interjurisdiccionales -pilares de la argumentación de La Pampa- suscribimos el documento convencidos de la misma causa y del mismo clamor de justicia.
Al presentarse el proyecto, se dio a conocer una síntesis que expresa que «atendiendo la situación alarmante que está viviendo la región, ocasionada por la bajante de sus cuencas hídricas, y teniendo en cuenta sus causas en las desforestaciones y desequilibrios climáticos ambientales generadas en el bioma amazonia, la presidenta de la Delegación Argentina en el Parlasur, Cecilia Britto, junto a sus pares Julia Perie y Nelson Nicoletti de La Pampa, mediante una iniciativa con fundamentos técnicos, científicos y jurídicos, piden que los congresos de los Estados parte, de manera urgente declaren «estado de emergencia hídrica y ambiental, en todo el cauce de los ríos Paraná, Iguazú, Uruguay y Paraguay, como así en la Amazonia por el término de un año, prorrogable por igual período».

Pedido de informes.
A su vez, en el proyecto, se solicita a los poderes ejecutivos de los estados parte y sus organismos competentes, un pedido de informes sobre la situación actual y previsiones futuras de las cuencas de los ríos Paraná, Iguazú, Uruguay y Paraguay, y los impactos ambientales a causa de las deforestaciones en la zona de la amazonia y otras áreas naturales.
Por otra parte, los parlamentarios piden que el Consejo de Mercado Común solicite a la República Federativa de Brasil el cese inmediato de la deforestación en el Amazonas, que pone en peligro los ecosistemas, y junto a ellos la vida de millones de personas y especies.
Finalmente, se buscará la creación en el ámbito del Mercosur del Instituto Internacional del Medio Ambiente, el Agua y el Desarrollo Humano. Dicho instituto trazará un «Plan estratégico ante la crisis hídrica y ambiental» para toda la región, propiciando políticas públicas y la generación de medidas necesarias para el mejor aprovechamiento hídrico y la preservación del ambiente humano en condiciones de desarrollo de la vida en todas sus especies.

Emergencia hídrica.
Britto, actual presidenta de la delegación argentina en el Parlamento del Mercosur, aseguró que urge la declaración de emergencia hídrica y ambiental de los Estados partes del Mercosur ya que «necesitamos un abordaje regional e interinstitucional; reflexionar sobre las responsabilidades que tenemos ante el desastre ecológico y las normas internacionales incumplidas».
«El ambiente sano y sustentable como derecho humano fundamental, ratificado por la Corte Interamericana de DDHH, nos interpela a construir nuevos conceptos de soberanía y entender que los derechos humanos son extraterritoriales, merecen un abordaje político distinto, acorde a los nuevos problemas que se presentan», añadió.
La parlamentaria dijo estar trabajando en la presentación ante la Corte Interamericana de DDHH para la aplicación de un fallo análogo al de febrero de 2018. Esta opinión de la Corte establece un precedente, ya que enumera específicamente la responsabilidad que tienen los Estados en la protección de ambientes saludables y otros derechos relacionados con el medio ambiente: «Exigiremos la aplicación de los principios indubio pro natura y pro aqua. El Parlasur es el parlamento de los pueblos del Mercosur y nuestra voz está legitimada para exigir garantías de cumplimiento de todas las normas, protocolos, acuerdos sobre los derechos humanos de nuestros ciudadanos».

Atuel.
En ese sentido, quien suscribe señaló que si bien el problema está específicamente enfocado a la cuenca compartida por Argentina y Brasil, los fundamentos son comunes a todas las regiones y a todas las jurisdicciones, «por lo cual nos involucra a todos los parlamentarios del Parlasur».
El parlamentario, que trabaja por la problemática del río Atuel, en conflicto con Mendoza y los graves problemas de agua que sufre La Pampa, señaló analogías conceptuales en las situaciones internacionales e interprovinciales.
«Por otra parte, es evidente que todo lo que suceda en la naturaleza y medio ambiente repercute en el resto del continente, por lo cual no podemos desentendernos de temas que parecen lejanos en términos de la vida cotidiana de cada cual, pero que son los factores que definen nuestro hábitat y su calidad, vivir lejos de la frontera no nos exime de preocuparnos por los problemas con los vecinos, o con la sequía compartida o por el mal uso de las aguas superficiales interjurisdiccionales», observó este parlamentario.

(*) Parlamentario del Parlasur (La Pampa-PJ).