Inicio Opinion Política y equilibrio

Política y equilibrio

El gobernador le dio esta semana impulso a tres temas de alto impacto: la nueva ley de coparticipación, la ley de agroquímicos y el impulso a la gestión por la licencia de telefonía celular de Empatel.
Los tres temas han sido debatidos intensamente en el seno de la sociedad pampeana y han ocupado espacios centrales en los medios que siguen con atención el pulso de la provincia.
La nueva ley de coparticipación es, tal vez la que más trabajo dará a los diputados por la cantidad de actores involucrados y el peso que hoy tienen muchos ex intendentes como legisladores provinciales. Como se sabe, lo que se llama «torta» de coparticipación es un monto determinado por ley que se divide en porciones porcentuales entre los setenta y pico municipios de la provincia. Modificar el statu quo significará, en los hechos, sacarle a unos para darle a otros y nadie está dispuesto a ceder. Por lo menos no a cambio de nada.
La propuesta que bajará el Ejecutivo a la Cámara intentará destrabar esta situación con un sistema de prorrateo en tres años de las diferencias que se puedan producir. La realidad es que los habitantes de las ciudades más grandes reciben, en el estado actual de la ley, menos pesos per cápita que muchas localidades pequeñas y medianas.
La ley de agroquímicos es otro de los temas que la gestión actual se puso como objetivo y donde también tiene, como la ley de coparticipación, la necesidad de buscar y encontrar un punto de equilibrio entre el cuidado del medio ambiente y la salud de la población, y la necesaria utilización de esos químicos en la producción agrícola de la provincia.
En la semana, le sumó complejidad al tema la inexplicable demora de la Fundación «Campo limpio» en poner en marcha los CAT (Centros de Acopio Transitorios) como obliga la ley para darle trazabilidad y destino de reciclado controlado a los bidones que se usan en la comercialización de los químicos del agro. Cómo la ley da un plazo perentorio y el plazo se cumple el lunes, el gobierno pampeano parece no tener otra alternativa que suspender la venta de agroquímicos en todo el territorio a riesgo de quedar fuera de la ley.
Por último, el impulso a la gestión de la licencia de telefonía celular para Empatel tuvo en la semana la noticia del viaje del gobernador a Buenos Aires para entrevistarse con el titular de la autoridad de aplicación en la materia. La creación de la empresa provincial en La Pampa le está planteando al país una forma de gestión estatal-cooperativa, que es mirada con mucha atención en el gobierno nacional y en no pocas provincias.
Para los pampeanos no es ninguna novedad esa virtuosa asociación que ya ha dado excelentes resultados en la distribución de la energía eléctrica. Ahora, con la creación de Empatel, se traslada esa experiencia de gestión compartida entre el Estado y las cooperativas de usuarios en la prestación de servicios públicos a la telefonía celular.
Salvando la distancia de casi un siglo, se trata de repetir la gesta que inició el cooperativismo eléctrico en La Pampa con la CPE desplazando a la Sudam, la multinacional del servicio eléctrico que prestaba un servicio malo y caro. Ahora como entonces, el Estado cumple un rol fundamental. Entonces, fue el gobierno municipal que dio la concesión. Ahora es el Estado provincial el que abre la puerta para cambiar la historia de la telefonía celular en La Pampa.