“…Por el bien de todos, primero los pobres…” de América Latina

(*) Nelson Nicoletti
La decisión de treinta millones ciento trece mil cuatrocientos ochenta y tres mexicanos (53,19%) de elegir a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) Presidente, provoca una esperanzadora revuelta en el continente: un hombre de izquierda al frente del país donde empieza la América morena, indígena y criolla, anuncia nuevos y buenos vientos para espabilar personas y conciencias a lo largo y ancho del territorio al sur.
“Por el bien de todos, primero los pobres” apostrofó brutal el Presidente en la noche de la victoria: una consigna profundamente humanista, pero que también reconoce los contornos de la economía de mercado. Demostrando que va a gobernar para todos, López Obrador concedió al mercado que incorporar vastos sectores de la población al consumo y a un mayor bienestar (Argentina 2003-2015), hace más tolerable el capitalismo salvaje (Argentina 2015 a la fecha).
Cree el electo Presidente mexicano que ..”por el bien de todos” más vale que el Gobierno se ocupe de achicar la brecha, atender a los pobres y a las poblaciones indígenas, para que la escandalosa situación de prebendas, privilegios y corrupción no hagan explotar al país en mil pedazos.
El pueblo mexicano, en su marcha para alcanzar el gobierno, debió sortear un último obstáculo: reventar las urnas de votos para impedir que le roben, una vez más, las elecciones. Debe contabilizarse en la Región esta situación: no sólo hay que ganar en las urnas, sino que hay que hacerlo con mucha amplitud para evitar estas tentaciones de los oficialismos liberales que tienden a quedarse con los cargos si las diferencias son exiguas. (Sospechas: México 2012/Paraguay 2018)
La esperanza que nace en la búsqueda de un mayor equilibrio para America Latina se funda en la posibilidad de un inédito e imaginario (por ahora) eje de entendimiento político: el México de López Obrador, con el Brasil de Lula Livre, ambos preocupados por las mismas cosas y ambos con las mismas convicciones. Coincidiendo con AMLO, Dice Lula: “Una sociedad solidaria no es solo una cuestión de justicia -aunque eso sea lo más importante- sino también de necesidad. Cuando los pobres y los trabajadores mejoran su vida, toda la sociedad mejora”.
Las más grandes economías al sur del Río Bravo, con inmensas poblaciones urgidas de salir de sus estados de miserias y discriminación, puede constituir una fuerza renovadora que aliente a todo el Continente a profundizar los intentos recientes y actuales de ponerle un rostro humano a la despiadada economía de mercado de Tramp/Macri/Temer.
Los pueblos de América Latina nos merecemos otra chance. Si pudimos superar los tutelajes de las dictaduras, también podremos alcanzar gobiernos que sostengan: … “por el bien de todos, primero los pobres”.-

(*) Parlamentario del Parlasur