Inicio Opinion Portezuelo del Viento hace agua

Portezuelo del Viento hace agua

En el largo conflicto interprovincial por la represa de Portezuelo del Viento se está escribiendo un capítulo decisivo. El gobierno nacional tomó la iniciativa con una resolución de singular importancia: ordenó la realización del estudio de impacto ambiental regional (EIAR) en toda la superficie de la cuenca del río Colorado, resolvió fijar sus términos de referencia y llevar a cabo audiencias públicas.
Esto significa que el Ejecutivo nacional recogió el pedido que había formulado La Pampa, con el apoyo de Buenos Aires, Río Negro y Neuquén, en la reunión del Consejo de Gobierno del Coirco realizada en junio de este año y lo hizo en el máximo nivel de decisión. El Ministerio del Interior convocó a su par de Ambiente y Desarrollo Sustentable, a la Secretaría de Política Hídrica del Ministerio de Obras Públicas y a las cinco provincias que integran la cuenca a una reunión de trabajo para fijar las bases técnicas y metodológicas -los términos de referencia- del EIAR con lo cual quedaría garantizado que esta vez se procederá con mayor seriedad en este punto vital de la controversia interprovincial que plantea la represa.
Pero no se quedó solo en eso la iniciativa de la cartera política del PEN, pues también avanzó sobre dos cuestiones de importancia crucial: las normas de manejo del agua y el procedimiento para el primer llenado del embalse. En estos puntos La Pampa había quedado en soledad al plantear sus objeciones en el seno del comité de cuenca y Mendoza se había anotado un triunfo al lograr el respaldo de las otras tres provincias para operar la eventual represa poco menos que a su antojo.
La realización de las audiencias públicas bajo la tutela del gobierno nacional es otro punto de gran relevancia. Recordemos que Mendoza realizó un simulacro de estas audiencias sin participación activa y masiva de todos los interesados -públicos y privados- y pretendió así dar por cumplido el trámite.
Esta nueva intervención del gobierno federal, dando participación a varios organismos nacionales además de las cinco provincias, habla de un involucramiento que permite abrigar esperanzas en que se genera, al fin, un debate en profundidad sobre las consecuencias ambientales que tendrá esta enorme represa en una extensa faja del centro del país. Recordemos que los estudios realizados hasta ahora -por los propios mendocinos y dos universidades nacionales- fueron objetados con sólidas argumentaciones por nuestra provincia en base a los análisis realizados por la Universidad de La Pampa.
Portezuelo del Viento hace agua por todos lados. Hoy se sabe que la proyectada generación de energía está muy sobrevalorada y es solo una cortina de humo que esconde el verdadero objetivo: el trasvase de aguas al río Atuel. Y para peor en tiempos de gran bajante de caudales del Colorado en la última década. La obra también acumula severos cuestionamientos en cuanto a la confección de los pliegos licitatorios y mereció duros reproches de la cámara empresaria que representa a los constructores de todo el país. Los grandes embalses hoy son objetados por sus negativas consecuencias ambientales. No debatir este proyecto en profundidad sería ir a contramano del mundo.