Inicio Opinion Pregunta inquietante: ¿rediseñar el manejo cooperativo de la tierra?

Pregunta inquietante: ¿rediseñar el manejo cooperativo de la tierra?

UN NUEVO MODELO DE COOPERATIVA AGRARIA

El interrogante acerca de si sería posible reinventar el manejo cooperativo de la tierra en las actuales
circunstancias socioeconómicas en Argentina abre un debate que debe intensificarse.
JOSE YORG*
El nuevo gobierno ya instalado y actuante en Argentino declaró que apoyaría al cooperativismo, lógicamente esto motivó entusiasmo e incluso celebraciones bienaventuradas. Por nuestra parte resaltamos nuestra satisfacción acompañado de un señalamiento: debe organizarse en forma urgente un congreso pedagógico cooperativo escolar y universitario, y un plan nacional que efectivice las leyes educativas cooperativas.
Alguien dijo, y me reprocho no recordar su nombre y textualmente, pero el concepto es el siguiente: «La cooperación en la vida argentina fue producto de la inmigración europea, hoy será producto de la educación». Claro que sí, agregando que esa educación debe ser contestataria porque debe darse en el contexto de disputa cultural al neoliberalismo aún no desmantelado.
August Bebel, planteó en el año de 1894: «Tenemos que hacer sentir vivamente a los campesinos que sólo les espera la ruina bajo el sistema económico actualmente vigente y que nadie podrá ayudarles en este sentido; por tanto, su única salvación reside en el régimen cooperativo».

Propuestas cooperativas.
Mucho más acá del tiempo de aquel planteamiento, en la provincia de Buenos Aires, en 1950, Perón les habló a los a los presidentes de las cooperativas agrarias «Esa consolidación es sólo así posible constituyéndose una asociación de productores, trabajadores y gobierno. Esto es lo que consolidará el cooperativismo, que en él están representadas todas las fuerzas del agro, no una sola. La creación de una fuerza presupone la lucha contra otras fuerzas, y lo que nosotros queremos en el cooperativismo no es la lucha, sino la colaboración en beneficio de la producción y del país».
Ahora, diciembre del año de 2019, bajo un nuevo gobierno peronista, luego de la tormenta neoliberal desastrosa, se habla desde el gobierno de cooperativas como elemento contra el hambre y el desempleo. El cooperativismo argentino organizado ha presentado propuestas.
Y hablando de propuestas, nos llegó, por intermedio del amigo Luis Vázquez, director del Portal «Polos Productivos Regionales» el mensaje siguiente: «Desearía ponerme en contacto con José Yorg. Estoy interesado en estudiar y diseñar proyectos de manejo cooperativo de la tierra», Vicente Costanza, Conicet.
¿Es posible diseñar un nuevo manejo cooperativo de la tierra? ¿Cuáles serían las características sobresalientes de ese nuevo manejo cooperativo? Preguntas inquietantes, pero sobre todo desafiantes, en verdad.
De inmediato invité a la colega Ana María Ramírez Zarza a elaborar un documento base denominado «Sugerir modos de estudiar y diseñar proyectos de manejo cooperativo de la tierra», que constituya una guía para la formulación de lineamientos político-educativos cooperativos, que ya hemos elevado a su consideración».
A su turno el referente del organismo Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), acusó recibo del documento expresando que «Gracias por el material y la receptividad a mi inquietud. Coincido en su mayor parte con el ‘documento base’, sobre el que seguiré reflexionando. Estoy tratando de armar un grupo pequeño de personas que estudien y actúen en el tema del rediseño rural, que considero vital».

El sujeto agrario.
El sistema del agronegocio acota la agricultura familiar. Hay que pensar estrategias alternativas ante las posibilidades que brindan la Ley 27.118/15 que «declara de interés público la agricultura familiar, campesina e indígena por su contribución a la seguridad y soberanía alimentaria del pueblo, por practicar y promover sistemas de vida y de producción que preservan la biodiversidad y procesos sostenibles de transformación productiva».
Por otra parte, en afán de ampliar esta iniciativa dialogué con el autor del libro «Formación y transformación del sujeto agrario» Antonio Diez, de Mar del Plata, quien aportó su vasta experiencia productiva y propuso: «en el libro que en estos días recibirá me refiero en el último capítulo al tema, le propongo que después que lo lea tranquilo, volvamos sobre el tema». «Gracias por participarme de esta inquietud. Creo que es posible según la zona. Si nos guiamos por la pampa húmeda, creo que el modelo del agronegocio hace irreversibles ciertos cambios, pero arrancando desde la «periferia» (economías regionales) se puede intentar. Allí hay material humano (‘sujeto agrario’) con el que se puede trabajar cooperativamente».
El interrogante acerca de si sería posible reinventar el manejo cooperativo de la tierra en las actuales circunstancias socioeconómicas en Argentina es un debate que debe intensificarse. Pero es que al plantear «diseñar proyectos de manejo cooperativo de la tierra» entendemos prefigurar un nuevo modelo de cooperativa agraria. Ello también entroncado a lo que se entienda sobre el concepto de nueva ruralidad. Resumiendo, un nuevo diseño de manejo cooperativo en un nuevo concepto de ruralidad, ¿es posible? (Rebelión).

*Educador social y referente cooperativo formoseño.