Presupuesto 2019: Macri y su fábrica de hambre

LOS POBRES EN ARGENTINA CAEN SIN FRENO

El Presupuesto 2019 aprobado el pasado 25 de octubre solo presagia más hambre y miseria para los argentinos por el severísimo ajuste impuesto por el FMI.
CARLOS A VILLALBA*
Los pobres de la Argentina caen sin freno y sin paracaídas en la miseria, en ese mundo infrahumano, donde no hay agua, ni gas, electricidad, escuelas, ni “salitas” sanitarias; ahí donde el hedor apesta y las personas empiezan a desdibujarse, a ser casi nada, a acercarse a los animales sucios y hambrientos que deambulan entre las aguas podridas. La clase media, aquel “orgullo nacional”, una de las grandes construcciones socioeconómicas del peronismo, se desploma, también, por un tobogán enjabonado hacia la pobreza.

Relator.
Mientras así se sufre en el país, el Presidente de la República Argentina comenta los desastres que genera su gestión, finge ponerse fuera del proceso de destrucción económica y social desatada por sus políticas desde el 10 de diciembre de 2015 e improvisa artes de relator deportivo, describiendo los avatares de un partido de fútbol, o del deporte que sea.
En su ignorancia acerca de que tampoco los desastres son “naturales”, busca disimular las decisiones del equipo de delegados de las corporaciones económicas que manejan su gobierno y las imposiciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) bajo el supuesto azote de “tormentas” o “sequías” que, en realidad, son producto de sus decisiones económicas y financieras. Les cuenta a los que sufren hambre y miseria que la “depreciación del tipo de cambio”decidida por su equipo “trajo un rebote de la inflación que nos pega a todos”, una forma poco creativa de ocultar, además, que la mayoría de su patrimonio y el de las empresas de su grupo económico tienen sus inversiones y depósitos en dólares, o sea que lejos de perjudicarse… duplicaron sus valores en pesos en pocas semanas.

Sin embargo, la realidad es otra.
Mal medida -tan mal como es reducir la vida de mujeres y hombres a los números de sus ingresos- la pobreza superó el 27,3 % en el ya lejano primer semestre del año; pasará el 30% al terminar diciembre y, todo parece indicarlo, el abismo final del 50% ya no es el capítulo de una novela negra, sino una penosa posibilidad. No se trata de números, son once millones de personas, superarán los 13 millones y pueden llegar a ser más de 20.000.000 los empobrecidos por este sistema, que Mauricio Macri profundiza.
En apenas seis meses 750.000 nuevas personas se incorporaron a quienes ya no cubrían la canasta básica, es decir que ya no solo no acceden a salud, vivienda, educación, agua potable, sino que ni siquiera alcanzan los productos mínimos para subsistir.

Al Fondo a la derecha.
Gracias a la “pesada herencia” del desendeudamiento externo alcanzado por los doce años de la administración que lo antecedió, en reemplazo de un auténtico proyecto económico, el actual gobierno decidió tomar deuda a destajo y, en dos años y medio, la acrecentó en u$s 143.800 millones, disparándola desde el 52% al riesgoso 87% del PBI al finalizar diciembre, sin contar los u$s 15.000 millones desembolsados por el FMI y los 41.000 del traspaso de la deuda de Lebac del Banco Central al Tesoro. Otra bomba que la alianza Cambiemos espera le explote a quienes lo sucedan.
Con el agregado de un déficit comercial de 13.379 millones de dólares y una fuga de divisas de 81.400 millones de dólares, el FMI fue llamado de urgencia para el salvataje del Banco Central ante su crisis de sobreendeudamiento por esas letras que aceitaron la bicicleta financiera pedaleada por Federico Sturzenegger y continuada por Luis Caputo y Guido Sandleris. El organismo que preside la francesa Christine Lagarde desenvainó sus herramientas tradicionales y, a cambio de una promesa de 57.000 millones, impuso las condiciones que terminan expresándose en un proyecto de presupuesto de recorte extremo de las inversiones en salud, política social, vivienda, educación, ciencia y técnica, entre otros rubros, con garantía del gasto en pago de servicios de una deuda externa que vuelve a ser impagable.
Todo esto se refleja en el presupuesto de “déficit cero”, con un recorte de $425.000 millones, aprobado en la madrugada del jueves 25 de octubre por la Cámara de Diputados de la Nación con el concurso de los legisladores del PRO, la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica y de un grupo de representantes provinciales, en su mayoría justicialistas, que responden a los gobernadores que sucumbieron a la extorsión económica de la administración central y, en algunos casos, hasta siguen sus libretos electoraleros, publicados en las portadas de los grandes diarios “nacionales”.
Fue aprobado en una jornada de movilización masiva en su contra que, una vez más contó con el concurso de los infiltrados por los servicios de seguridad e inteligencia de la Ciudad y la Nación.

El Presupuesto del FMI.
El Presupuesto 2019 constituye una verdadera maquinaria del hambre, la enfermedad, la pobreza y el analfabetismo, en tanto fue definido contra las áreas más sensibles para el bienestar de la población y el desarrollo del país
Con todos los indicadores sociales en rojo y los dispositivos sanitarios en emergencia, los números presupuestarios ficcionados por el gobierno bajo la batuta del FMI implican una profundización de esa situación. Entre las sorpresas incluidas en la propuesta de “Ley de Leyes” figura la reducción de más de 254.000 beneficiarios de pensiones no contributivas y de asignaciones familiares, que surgen de suprimir 130 mil asignaciones por hijo y 95.000 ayudas escolares, además de 16.000 bajas de pensiones por invalidez y de 7.000 aportes a madres de siete o más hijos y supresión de beneficios por maternidad, matrimonio y pensiones a la vejez.

*Psicólogo y periodista. Extractado de Rebelión.