Presupuesto a la medida del FMI

GASTO SOCIAL A LA BAJA, INTERESES EN ALZA

El proyecto de ley de Presupuesto 2019, que aprobaría hoy la Cámara de Senadores, prevé fuertes recortes en Salud, Educación, en programas sociales y menos prestaciones de la seguridad social. Las más perjudicadas, como siempre, las mujeres.
Irina Santesteban
Que el presupuesto fue acordado con el Fondo Monetario Internacional, no es ningún secreto. Las permanentes visitas de Nicolás Dujovne a la directora gerente Christine Lagarde y la de ella y sus enviados a Buenos Aires para monitorear la marcha de la economía y controlar que se cumpla con las metas que fija ese organismo internacional, son bien conocidas.
Aunque el senador del PJ, Miguel Pichetto, haya expresado que los miembros de su bancada que se oponen se han puesto el “traje de la revolución cubana”, si se miran con atención las partidas del Presupuesto que muy probablemente aprueben ajustadamente los senadores, se verá porqué es “traje a la medida” del FMI. Pichetto agitó fantasmas maccartistas al ver cómo se menguaba su bloque de Argentina Federal, con varios senadores que anunciaron su voto contrario a la ley de leyes.

Menos jubilaciones y asignaciones.
Según un estudio del Instituto del Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP) que dirige el economista Claudio Lozano, uno de los mayores recortes será en la cantidad de prestaciones de la seguridad social, esto es, en el número de beneficiarios. Por ejemplo, en asignaciones familiares, habrá 254.381 personas menos que cobrarán estas prestaciones, entre ellas casi 130.000 asignaciones por hijo y 95.000 ayudas escolares. Esto sólo puede ocurrir con menos trabajadores en condiciones de solicitar esas ayudas (por despidos, por ejemplo), o porque no se actualizarán los topes para poder percibir esas ayudas. También habrá menos pensiones por invalidez, a madres de 7 o más hijos, asignaciones por maternidad y matrimonio, y pensiones a la vejez.
El presidente Mauricio Macri prometió construir “3.000 nuevos jardines de infantes”, pero su presupuesto prevé 587 millones de pesos menos en promoción y asistencia a espacios de la primera infancia. En la partida para Fortalecimiento Edilicio de Jardines de Infantes, el recorte es del 67 por ciento.

“Decir la verdad”.
Esta es una de las muletillas del presidente y que sus funcionarios repiten en cada aparición pública. Y “decir la verdad” para el gobierno de Cambiemos significa ponderar el proyecto al que lograron dar media sanción con represión policial en su tratamiento en Diputados, porque “al fin tendremos un Presupuesto con déficit cero”.
Se recortan gastos del Estado como salud, educación, jubilaciones, prestaciones sociales, etc., pero se aumenta de manera escandalosa el pago de los intereses de la deuda, que en los años que lleva Macri en la Casa Rosada, se ha incrementado explosivamente. Según un informe del suplemento Cash del diario Página/12, del economista Santiago Fraschina (21/10/2018), la deuda externa bruta superó los 261.000 millones de dólares, lo que representa un 56,2 por ciento más desde el inicio de la gestión de Cambiemos, y un 27,6 por ciento más que hace un año.
Otra “verdad” que gusta enunciar a Macri es que “no podemos gastar más de lo que tenemos”. Pero ¿cuánto tenemos en realidad los argentinos y las argentinas? ¿Dónde entran los 108.532 millones de dólares que se estima se han fugado de nuestro país, en los 3 años de gestión de Cambiemos?

Intereses sí, gasto social, no.
Muchos de los y las votantes del actual gobierno, lo hicieron pensando cándidamente que el “cambio” propuesto era de verdad, para “estar mejor”. Lo que se develó en casi 3 años de gestión, es que el gobierno actual es netamente neoliberal, y que gobierna para un puñado de empresarios y grupos económicos. Y la frutilla del postre fue el acuerdo con el FMI para poder hacer frente a un endeudamiento -también contraído por este gobierno- cuyos intereses hoy se revelan como el único rubro donde hay un incremento.
Lo que no dice MM es que el Presupuesto 2019 prevé para el pago de los intereses de la deuda una suma equivalente a 353 millones de Asignaciones Universales por Hijo, 69 millones de jubilaciones mínimas, 56 millones de salarios mínimos, o la construcción de 20 mil jardines de infantes (17 mil más de los que él había prometido en la campaña electoral).
Esta es la contradicción principal de la ley que hoy pretende aprobar el gobierno, y que muchos senadores de la oposición van a ayudarlo a que se apruebe: aumenta el pago de intereses de la deuda, a costa de la disminución de los gastos necesarios para el bienestar de la gente, sobre todo la más humilde.

Las mujeres más perjudicadas.
El Presupuesto 2019 también establece una merma en las partidas para el Instituto Nacional de las Mujeres, que preside Fabiana Túñez, una feminista de buena trayectoria como presidenta de la Casa del Encuentro que pasó a formar parte de un gobierno cuyas políticas afectan y mucho, a las mujeres.
En lo relativo a políticas de empleo, dos de los sectores que tendrán fuertes recortes serán Educación y Salud, áreas de marcada presencia femenina. Según un informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) de este año, citado por Florencia Barragán (Página/12, 06/11/2018), casi el 60 por ciento de las profesionales de la salud son mujeres; en Educación, ellas representan un 76 por ciento del total de la docencia.
El marcado recorte en las políticas sociales para las personas con discapacidad, tiene una fuerte impronta de género. Las tareas de cuidado tanto al interior de los hogares como en la atención propiamente dicha de las personas que lo requieren, recae en las mujeres. En consecuencia, como lo afirma Barragán, cuando el Estado se ausenta, sea porque suprime pensiones, o cierra guarderías o centros infantiles o residencias para adultos mayores, la reemplazante “natural” es una mujer que aumenta sus horas de trabajo para realizar esa otra tarea invisible y no remunerada.