Privilegio costoso

Este año el Estado dejará de percibir 5.151 millones de pesos a causa de la exención del Impuesto a las Ganancias que beneficia a los jueces y, en algunas provincias, a los empleados judiciales. El dato fue revelado por el Centro de Economía Regional Experimental (CERX) en base a un informe del Ministerio de Economía. Si se consideran los últimos tres años el monto que no llegará al fisco y permanecerá en el bolsillo de sus señorías se eleva a 12 mil millones de pesos.
El privilegio de los jueces y otros magistrados de esquivar el Impuesto a las Ganancias data de 1936. En 1994 el Congreso aprobó la ley 24.631 que derogó esa exención pero inmediatamente la Corte Suprema menemista intervino y mediante una acordada la declaró inaplicable. Para el ex juez Julio Maier la resolución del máximo tribunal es ilegal pues las acordadas de la Corte tienen competencia únicamente en el terreno interno y de funcionamiento del Poder Judicial y no pueden intervenir en materia tribuntaria que es potestad exclusiva del Congreso. Así y todo, en una reunión que tuvo lugar hace dos meses convocada por la Corte para analizar el asunto, las máximas autoridades judiciales del país se pronunciaron por continuar detentando ese privilegio. La reunión fue a puertas cerradas y no se permitió la presencia de público ni de periodistas en ella.
Los defensores de esa prerrogativa de los funcionarios judiciales alegan que no se trata de una suma significativa, pero unos pocos datos desmienten esa afirmación. En el año 2015 el presupuesto destinado al Plan Progresar fue de 4.700 millones de pesos. Ese mismo año el gobierno acordó con el BID un programa de 400 millones de pesos destinados a financiar la construcción de escuelas y a implementar diversos programas educativos. Apenas dos ejemplos alcanzan para desmentir a quienes defienden lo indefendible, es decir, que los sueldos más altos de la administración pública no tributen un impuesto que pagan millones de trabajadores que cobran salarios muy por debajo de los que perciben los magistrados.

Compartir