Inicio Opinion Radiografía del desastre

Radiografía del desastre

La enumeración de problemas que detalló el secretario de Planeamiento Urbano, Obras, Ambiente y Servicios Públicos de la municipalidad de Santa Rosa es abrumadora. Entrevistado por este diario el funcionario no paró de señalar la multitud de inconvenientes que afectan a todas y cada una de las obras emprendidas por la administración anterior como también el profundo deterioro que afecta a prácticamente todas las maquinarias y herramientas del parque municipal.
Con relación a las obras no concluidas por el intendente anterior la respuesta fue lapidaria: «todas tienen algún inconveniente, técnico, temporal, legal y financiero también». Por si no bastara luego brindó algunos ejemplos que involucran a diversos sectores de la ciudad y sobre todos esos casos amplió acerca de los múltiples problemas que presentan, desde su planificación hasta su ejecución pasando por su financiamiento.
La pregunta que se hacen los santarroseños es si el anterior jefe comunal responderá a estas declaraciones. Porque de ellas se desprende un accionar en extremo negligente de la gestión que finalizó el 10 de diciembre último. Y si bien es cierto que la comuna -en realidad, cualquier comuna- tiene la virtud de mostrarse por sí misma a quienes la habitan, utilizan sus servicios y circulan por sus calles y veredas, esta vez, la calificación tan negativa del desempeño del anterior intendente y sus colaboradores fue presentada en forma tan lapidaria que, en términos políticos, sería esperable una respuesta de quien, seguramente, algo debería tener que decir al respecto.
La elección ya pasó, la campaña política y la asunción de las nuevas autoridades también, por lo tanto ya no se trata de proselitismo sino de la evaluación de una gestión. Y en este caso es un alto funcionario el que la está realizando con la sola enunciación de los graves problemas heredados. Porque es evidente que ahora él está sufriendo directamente las consecuencias al tener que poner en marcha un área estratégica del municipio que, por el cuadro de situación que pintó, está en un estado calamitoso.
La degradación que ha venido padeciendo la capital pampeana no es un secreto para nadie. Los problemas de su infraestructura cloacal, pluvial y de agua potable, como el estado de sus calles están a la vista. Pero ahora no se está hablando específicamente de ese tema sino de las acciones emprendidas por la gestión anterior, y lo que muestra en forma descarnada el actual titular de Planeamiento Urbano es la enorme impericia de todo un equipo de gobierno. Y si a esto le añadimos lo que señalaron días atrás los actuales funcionarios en relación al gran deterioro en las relaciones laborales que encontraron al asumir, el panorama es peor que malo.
En política, el que calla otorga. Por tal motivo, si algo tiene para decir el exintendente, si entiende que debe ensayar alguna defensa de lo realizado a su paso por la municipalidad, este es el momento.