Regulación no aumentó el consumo de marihuana

MARIHUANA EN URUGUAY

La regulación de la producción y venta del cannabis en 2013 no aumentó el consumo de esta droga en Uruguay, señala un estudio de la Junta Nacional de Drogas (JND), adscrita a la Presidencia.
La sexta encuesta nacional sobre consumo de drogas en hogares apunta que 9,3% de la población consumió marihuana en los últimos 12 meses, frente a 8,3% registrado en 2011, el menor aumento contabilizado en 14 años. En tanto, 6,3% de los uruguayos se declararon consumidores habituales de cannabis.
Según las conclusiones de la JND, “el crecimiento en el consumo responde a la tendencia iniciada en el año 2001 lo que indica que la discusión sobre la regulación no afectó las pautas de consumo históricas”.
El estudio señala que los mayores saltos en el consumo se dieron de 2001 a 2006, cuando el porcentaje pasó de 1,4% a 5,5%, y de allí a 2011 cuando se elevó a 8,3%.
El sondeo fue realizado entre agosto y diciembre de 2014 en personas de entre 15 y 65 años. La muestra representa a casi el 60% de la población uruguaya.
Es la primera vez que la encuesta considera pautas sobre la producción y venta de la droga. Así, 66% de los consumidores dijeron haber estado vinculados directa o indirectamente con el narcotráfico, mientras que 26% obtuvo el producto gracias al autocultivo.
La ley inédita aprobada en Uruguay en 2013 establece que los consumidores pueden cultivar sus propias plantas, con límites establecidos, inscribirse en clubes de membresía para obtener una cantidad específica por mes o comprar el cannabis en farmacias abastecidas por cultivos pertenecientes al Estado, sin embargo esta última iniciativa aún no ha sido puesta en práctica, ni tiene plazo para su estructuración. Un 13% de los consultados dijeron que no utilizaría ninguno de estos tres esquemas para obtener de forma legal el producto.
Otros resultados revelan que 52,1% de los uruguayos consumen habitualmente alcohol, rubro al que el gobierno uruguayo le ha declarado la guerra, luego de haber iniciado una campaña agresiva contra el tabaco.