Si la nación siria tendrá una nueva oportunidad

DOMINICALES

La novedad de los últimos días en lo referente a guerras en marcha y a riesgos mayores, es que parece despuntar una nueva oportunidad para la nación siria. O para lo que ha intentado constituirse como nación y ha tenido dos factores negativos: que ocupa un territorio de transición entre grandes culturas desarrolladas por el hombre y que sus pobladores expresan esa diversidad.
Un tercer factor negativo es que los grandes conflictos no superados por la II Guerra Mundial y los que se han manifestado a partir de entonces, hacen que las grandes potencias hayan tratado de que no prospere el proyecto que no las satisface, de modo que Siria debe sufrir los efectos de esta contienda mayor, por ahora limitada en sus efectos a una multitud de guerras “chicas” en las zonas calientes.
Hay otros factores. Uno de ellos, el intento de reconstituir un Estado Islámico que ha visto su oportunidad en las tragedias de Irak, Libia y de otros escenarios, incluyendo a Egipto, Israel e Irán, éste último heredero de las tradiciones del imperio que fuera creado por Ciro y derrotado por Alejandro. Recuérdese que el imperio persa tocaba la India por el oeste y el Mediterráneo por el este.
El factor que ha tenido importancia para generar la actual posibilidad de paz ha sido la decisión rusa de intervenir con su aviación para apoyar lo que quedaba del gobierno de Damasco, la capital siria. Desde luego, el terreno ganado por Rusia interesaba también a sus rivales por el dominio mundial. Lo que favoreció este avance hacia una posibilidad de paz fueron, también, las dificultades internas de Turquía, su no admisión como miembro de la Unión Europea y los intentos por derrocar al gobierno. En esta situación, Turquía ha optado por acompañar a Rusia en el intento de paz, mediante la convocatoria a una reunión de todas las partes de conflicto propiamente sirio (las diferentes culturas que están establecidas en este territorio), que debe realizarse en Sochi, la ciudad balnearia rusa, donde acaban de deliberar Rusia, Turquía e Irán para acordar estos pasos hacia una paz. Los sirios disidentes (respecto del gobierno de Assad en Damasco), muy desunidos entre ellos, han sido reunidos en Riad (Arabia Saudita, que recela de Irán).La ONU ha convocado a una reunión de paz.
El ejército sirio, con el apoyo de la aviación rusa, ha quitado dominio territorial al Estado Islámico y se halla en condiciones de desalojar por completo a la organización que ha protagonizado graves atentados terroristas en Occidente. El presidente sirio ha aceptado convocar a elecciones democráticas.
No está todo dicho, pero hay al menos una posibilidad de terminar con una guerra que lleva siete años, que ha matado a no menos de 400.000 personas y ha desplazado a doce millones, muchas de ellas emigrantes forzados que prolongan su penuria.

Chile.
La sorpresa de la primera vuelta coincide con un nuevo fracaso o papelón de los que miden la opinión, quizás porque ésta es fluida, pero ha dado chances a la presidenta saliente, que Bachelet busca aprovechar. Pide que se sancionen las demoradas leyes: nueva constitución, últimos detalles de la reforma educativa, aumento de la previsión social y mayores facultades a los intendentes.
Aunque Piñera no obtuvo el 45 por ciento de los votos de las encuestas, sino el 36, conserva sus chances de triunfar. Sin embargo, el notable avance de la izquierda (tercera, con el 20%, hace que el 22 por ciento de Guillier (oficialista) pueda llevarlo al triunfo, máxime cuando hay más votos de la izquierda y siempre es posible que algunos no votantes cambien su actitud. Todo es un mundo conjetural, pero que la corriente es sorpresivamente favorable al oficialismo (socialdemócrata) es un hecho a tener en cuenta.

Ecuador.
El ex presidente Correa (que fijó residencia en Bélgica luego de haber impuesto a su candidato), no ha ocultado su voluntad de oponerse a Lenin Moreno, al punto de haber anunciado que está dispuesto a ser candidato a la próxima renovación presidencial (en poco menos de cuatro años). Considera que Lenin se ha echado en brazos de la oposición que Correa combatiera con éxito. Asimismo, defiende al vicepresidente, depuesto por Lenin Moreno al comienzo de su gestión. Correa lo considera un preso político.

Zimbabwe.
Finalmente el presidente Mugabe, que llevaba 37 años en el sillón, renunció al cargo. ¿Habrá democracia?

Jotavé