Sobre colonialismo y su forma de estos días

Señor Director:
Las opiniones que da a conocer Raúl Zaffaroni son merecedoras de atención.
No me refiero a los aportes a su especialidad jurídica, que están reconocidos y explican por qué, apenas retirado de la Suprema Corte de Justicia por atenerse a la pauta de edad de retiro, ha sido elegido para ocupar un sitial en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Hablo de sus opiniones sobre el acontecer político y social del país y el mundo, valorables tanto por la fundamentación que siempre expone como por la autoridad moral que ha ganado con su conducta pública.
Nuestro diario recogió el pasado lunes lo expuesto por él en un reportaje sobre los decretos de necesidad y urgencia (DNU) del actual gobierno nacional, de los que dijo que cuando la necesidad y la urgencia no se demuestran tales medidas son inconstitucionales. En mi caso puse atención en otros temas que abordó en la entrevista con el periodista Martín Granovsky (Página/12). He aquí algunas de sus opiniones: 1) sobre la represión (Cresta Roja y La Plata) a trabajadores despedidos que reclamaban por sus derechos, con el argumento de que son “ñoquis” o que tienen militancia política (lo que convertiría en delito un derecho básico de todo ciudadano) Zaffaroni dijo que “si uno presume que hay ñoquis hay que poner a todo el mundo a trabajar y al que no trabaja se lo echa, No se echa a todos indiscriminadamente porque entonces se destruyen burocracias que ha costado mucho dinero construir; no se “fabrican” funcionarios de un día para otro. Provocar cesantías masivas para meter a otros es cosa de hace un siglo no de un Estado actual que necesita burocracias fuertes y consolidadas” ; 2) sobre la represión con balas de goma, dijo, entre otras ideas: “van a matar a alguien… eso, además de ser un crimen, tendría un alto costo político”… También advirtió que hay que hacerse cargo urgentemente de conducir a los que protestan, “hay que evitar que respondan a esas provocaciones”…”ni la más mínima violencia como respuesta…no dar pretexto a la criminalización… resistencia pacífica… al final se gana, Gandhi independizó a la India… no necesitamos mártires, tenemos demasiados, necesitamos personas luchadoras, pero vivas”; 3) sobre el narcotráfico, cómo combatirlo, comenzó por decir que la Argentina no está como productora o elaboradora de la cocaína y que la ruta para Estados Unidos está muy lejos. “Radares, control de pistas clandestinas y orientar a los servicios de inteligencia con ese sentido”… eso para el tráfico internacional; para el interno, “que es nuestro problema, tenemos dos frentes: las villas, en las que hay que dar trabajo, deporte y cultura y estudio a los pibes… El problema del tráfico en la Argentina son las bandas de distribuidores en nuestra propia clase media… el segundo frente interno es el paco, que realizan pequeñas mafias y la producción es casera. No está el Chapo Guzmán detrás del paco, ni siquiera es una droga: es directamente un veneno… una buena brigada policial lo erradicaría… y hace falta un buen sistema de tratamiento e integración de los pibes paqueros”.
Cuando se le preguntó por la actual presencia en el Estado de quienes fueron gerentes generales o vicepresidente de transnacionales dijo Zaffaroni que ésta es la forma que adquiere “la etapa superior de imperialismo que vivimos”. Ahora ni Obama ni Merkel están haciendo lo que quieren, “sino que el poder político en todo el planeta está sitiado por corporaciones a cargo de burócratas que son los CEOs. No son los dueños del capital…son gerentes, burócratas que tienen por misión obtener la mejor renta en el menor tiempo para su corporación…No es un plan sino una nueva forma de virreinato… directamente han tomado el poder, sin mediación política… las corporaciones toman el comando de la economía y de la política a través de los CEOs. Es un fenómeno nuevo dentro del marco del colonialismo”.
Atentamente:
Jotavé