Inicio Opinion Tres logros en el cambio de año

Tres logros en el cambio de año

Este comienzo de un nuevo año viene con yapa: el deseo universal de que sea mejor que el año pasado. No debe existir una sola persona en todo el mundo que no comparta este sentimiento. La pandemia de coronavirus ha sido un verdadero «azote de Dios» para la sociedad humana de los cinco continentes y el 2020 va a ser recordado por siempre por esta peste global que afectó a la salud pública y a la economía con igual saña.
La confianza en la vacuna -al menos por parte de las personas que no se han olvidado de usar las capacidades racionales del cerebro-, que en tiempo récord se pudo elaborar en varios países, es lo que permite tener una mirada más optimista y de ahí los pronósticos favorables sobre la evolución de la economía.
En lo que concierne a nuestro país, el inicio de la campaña de vacunación el 29 de diciembre constituyó un claro triunfo del gobierno nacional por sobre la derecha política y mediática que puso en duda esa posibilidad y se encargó de sembrar desconfianza en la vacuna. Apelando al uso y abuso de noticias falsas, los medios de confusión porteños y la dirigencia de Juntos por el Cambio intentaron boicotear la planificación sanitaria de las autoridades nacionales con el único propósito de perjudicar al gobierno. El involucramiento de los gobernadores provinciales, incluso de algunos de JxC, en el plan de vacunación desbarató la maniobra y puso en evidencia su perversidad.
Otra victoria política del gobierno del Frente de Todos fue la aprobación en el Senado de la legalización del aborto voluntario. El proyecto había sido impulsado por el Poder Ejecutivo, en cumplimiento de una promesa de campaña electoral, y contó de entrada con el decidido apoyo de los movimientos de mujeres y de la diversidad de género. Este nuevo avance en materia de ampliación de derechos contó, como en anteriores oportunidades, con la férrea oposición de los sectores más retrógrados de la sociedad, sin embargo la votación en ambas cámaras del Congreso fue más holgada de lo que se había pronosticado lo cual habla en favor de las campañas de concientización que desde hace tiempo viene encabezando el feminismo argentino.
El tercer festejo al hilo del gobierno nacional llegó también del Congreso aunque esta vez desde la Cámara de Diputados, en donde se convirtió en ley la nueva actualización de los haberes de jubilados y pensionados. La discusión sobre la nueva fórmula enfrentó a oficialismo y oposición, pero quedó saldada en el terreno de los hechos. Con el sistema macrista los jubilados perdieron el 20 por ciento de sus haberes en solo dos años; con la nueva metodología, muy similar a la que usó el kirchnerismo, los jubilados habían mejorado un 26 por ciento sus ingresos con relación a la inflación durante una década.
Estos tres acontecimientos políticos significan un soplo de aire fresco para el gobierno nacional luego de atravesar un año extremadamente difícil por causa de la pandemia y por el hostigamiento impiadoso de la oposición mediática y partidaria. Así las cosas, el inicio de 2021 lo encuentra mejor parado al oficialismo con la llegada inminente de millones de dosis de la vacuna contra el Covid-19 y con pronósticos económicos de crecimiento.