Inicio Opinion Un acto y su significado

Un acto y su significado

La coincidencia es unánime en las filas del peronismo pampeano: que sea Santa Rosa la ciudad elegida para realizar el acto de cierre de campaña nacional del Frente de Todos el 17 de octubre, significa un reconocimiento al gobernador Carlos Verna por sus tempranas -y en aquel momento solitarias- acciones en favor de la unidad partidaria. Cuando todavía el grueso del PJ nacional era más un mapa del desbande que una posibilidad de recuperar la unidad, en esta provincia sorprendía el paraguas justicialista albergando a todas sus corrientes internas en las elecciones de 2017. (Y no puede decirse que acá las cosas fueron fáciles pues, como todos recuerdan, vernistas y jorgistas se cascotearon mutuamente y con ferocidad durante largos años).
Cómo será de cierta esta descripción que cuando el tejedor de la unidad peronista, Alberto Fernández, se propuso lograr el acercamiento de las facciones más duramente enfrentadas, enarboló como ejemplo, con insistencia, la experiencia de La Pampa.
Pero hay otro aspecto que también está presente en esta decisión de la cúpula partidaria: la también temprana actitud de firmeza del gobernador pampeano -con la sola compañía de su par puntano Alberto Rodríguez Saá- frente al gobierno de Mauricio Macri, cuando este estaba en el apogeo de su gestión y todo el mundo, incluidos los «gobernar» peronistas, se inclinaban ante el «látigo y la billetera». El abierto desafío del binomio incluyó la negativa a firmar el «pacto fiscal» de 2018 que solo dejó afuera a La Pampa y San Luis. Esa determinación no pasó desapercibida hacia adentro del PJ como lo reconocieron sus más altos dirigentes.
Hay un tercer elemento que por lo general no es mencionado pero que también arrimó puntos a favor: La Pampa fue la primera provincia que le ofreció al PJ un triunfo contundente en este año electoral al desdoblar por primera vez sus elecciones nacionales y provinciales y adelantar sus comicios al mes de mayo. Por esos días La Pampa ocupaba un lugar central en la arena política nacional y los medios porteños hablaban de una «provincia opositora»
El «Día de la lealtad» tiene un significado especial en la liturgia peronista. Que Cristina Fernández de Kirchner -con quien Verna confrontó ásperamente durante largos años- haya elegido estar en Santa Rosa para esa fecha no es un dato menor. Tampoco el hecho de que Alberto Fernández, candidato y casi seguro nuevo presidente, decidiera cambiar su itinerario y sumarse al encuentro para armar acá el acto de cierre de campaña.
Si en algún momento de su carrera Carlos Verna soñó con un retiro de la función pública enmarcado en el reconocimiento de su partido provincial, esta «sorpresa» que le llega ahora desde el ámbito nacional seguro que desbordó sus más íntimas expectativas. Además de los candidatos se espera que estén en el acto los más altos dirigentes y gobernadores peronistas de todo el país, gremialistas, intendentes y militancia de otras provincias. La elección del lugar -el Parque Don Tomás- da una idea de la cantidad de público que se espera para un acto que, como dijo ayer el gobernador electo, buscará ser equivalente al que se hizo en Rosario, en el gran predio que rodea al Monumento a la Bandera.