Inicio Opinion Un paso más hacia una conquista comunicacional

Un paso más hacia una conquista comunicacional

PENSAMIENTOS AISLADOS

La inminente aprobación de la licencia para Empatel significa un paso más hacia la soberanía de la provincia sobre todos los servicios de internet. Es un primer paso, para luego seguir con la televisión y la telefonía fija y móvil.
Una alentadora semana le espera a La Pampa con un acontecimiento histórico. El Ente Nacional de Comunicaciones aprobará formalmente el otorgamiento de licencia para prestar el servicio de internet en todo el territorio provincial a la Empresa Pampeana de Telecomunicaciones y de este modo se pondrá en marcha un sueño para quienes pensaron en esta virtuosa alianza del Estado con el movimiento cooperativo.
La idea es, ni más ni menos, que tomar los instrumentos en manos propias para mejorar la calidad de vida de los pampeanos. En este caso, se habla de un servicio que se ha transformado en esencial, más aún en medio de la pandemia.
La salud, la educación y el trabajo, entre los principales rubros, demandan cada vez más una buena prestación. Y que tras la confirmación del anuncio se haya anticipado que se harán inversiones para quintuplicar la velocidad del servicio en la provincia es otra gran noticia que no puede pasar desapercibida.
De este modo se comenzará a cerrar ese camino iniciado hace tiempo por las cooperativas, que ya ofrecen internet, televisión por cable y telefonía móvil para sus usuarios.
Solo faltaba el acompañamiento de un organismo nacional que durante cuatro años se encargó de frenar con su burocracia todos los proyectos que favorecieran a los trabajadores, privilegiando a las empresas privadas que no solamente fijan los precios de los abonos a su antojo sino que también se llevan todo lo recaudado fuera de las fronteras provinciales.

Batalla por celulares.

La diferencia es clara. Durante esos años, los pedidos de licencia para prestar servicio de televisión cooperativa por cable en localidades pampeanas demoraron años, mientras que ahora, en menos de un mes de la presentación del trámite, saldrá aprobada la licencia de internet para Empatel. Tras esta gestión, quedarán por solicitar más adelante las autorizaciones del organismo nacional para la prestación de otros servicios, como televisión y telefonía. Se descuenta que estas habilitaciones también serán de rápida resolución, aunque quedará la incógnita de la última gran batalla comunicacional, la vinculada con los celulares, el gran refugio de los negocios de las multinacionales.
Lo bueno es que Aguas del Colorado y Empatel hacen servicio mayorista y las cooperativas hacen el servicio de última milla, conectando el servicio hogareño, pero ahora con una diferencia: el sector cooperativo es dueño de un porcentaje de la empresa y además tiene un representante en el directorio.
De este modo, la provincia pasa a contar con una empresa mixta dedicada exclusivamente a la prestación del servicio y al análisis e inversión necesarios en el sector. Estará allí donde sea prioritaria la mejora para dar igualdad de oportunidades a todos los pampeanos, sin pensar en la conveniencia de la rentabilidad capitalista. Sin ir más lejos (o sí, en este caso puntual), desde el gobierno provincial ya se anunciaron obras para la localidad de La Humada, donde durante una visita se pudo constatar que el servicio que se prestaba no ofrecía capacidad de crecimiento.

Un impacto pueblerino.

Con la entrada en operatividad de Empatel además se confirman inversiones por 500 millones de pesos, que apuntan por sobre todas las cosas a quintuplicar la capacidad de transporte de datos, lo que obligará a reemplazar algunos tramos de cable, más que nada en los lugares en donde está la parte electrónica y el equipamiento que impulsa lo que se transporta en la fibra.
Pero más allá de los detalles técnicos, es interesante la visión de los funcionarios provinciales, que señalaron que la puesta en marcha de esta transformación puede llegar a tener un impacto en cada uno de los pueblos de La Pampa comparable a la llegada del ferrocarril para su progreso. Es cierto que parece algo exagerado o pretencioso, pero no deja de ser una hermosa utopía pensar en un proyecto con ese objetivo en el horizonte.
Como alguien dijo alguna vez cuando el hombre llegó a la Luna: se trata de «un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad». En este caso, salvando las distancias, bien podría decirse que se trata de «un pequeño paso para Empatel y un gran salto para La Pampa».

DANIEL ESPOSITO