Una bibliotecaria que dio frescura a nuestra lengua

En este mes de marzo se recuerda que hace cincuenta años aparecía en España el segundo tomo del Diccionario de Uso del Español, obra de una mujer que dedicó a esta empresa quince años de trabajo.
Se trata de María Moliner (l900-l981) y su obra, que sigue vigente con actualizaciones periódicas, ha sido saludada como generadora de una corriente de aire fresco para nuestra lengua, hasta entonces atada a una tradición, encarnada y custodiada por la Real Academia de la Lengua Española (RAE), excesivamente atada al pasado y a formas expresivas que habían sido largamente desbordadas por sus hablantes.
María Moliner, especializada en el tema de las bibliotecas, debió pasar por la guerra civil que puso térmico a la última república española, a la que ella adhería. Pasada la guerra, el franquismo triunfante la destituyó de sus funciones jerárquicas, retrotrayéndola al nivel más bajo. La misma María Moliner contó que, para superar los efectos de esa hostilidad, un buen día del año l950 se puso a ordenar sus fichas y su saber de la lengua que realmente hablaban los españoles con la idea de que podría, en algunos meses, presentar el resultado de su trabajo. La tarea le consumió quince años de su vida, pero el diccionario superó largamente sus expectativas. Los escritores, entre ellos Gabriel García Márquez, celebraron la obra (más que buena, dos veces buena, según Gabo). A su vez la argentina Silvina Friera, al recordar el medio siglo, dice: “Si queremos tanto a María Moliner es porque desterró los ripios en las definiciones y las frases enrevesadas que provocaban perplejidad y desánimo en los lectores”, con referencia al diccionario de la Real Academia. Los académicos de su época tomaron desquite al impedir que fuese designada miembro de esa institución, para la que había sido propuesta. La Academia era un feudo masculino.
Su obra es conocida como “el Diccionario de María Moliner”. Ella se llamaba María Juana Moliner Ruiz y había nacido en Paniza (Zaragoza, Aragón). Una institución ha tomado a su cargo actualizarla periódicamente y ahora está por aparecer una edición ampliada con todas las novedades léxicas recientes.
Congelar una lengua, como lo ha intentado la RAE, es algo así como proponerse congelar la historia. Sin embargo, este intento se ha repetido y se repite, pues quienes tienen posiciones expectables caen en la tentación de parar el río del acontecer para no ser arrastrados por la corriente. María Moliner se atuvo a la movilidad que caracteriza a las lenguas vivas y a todo el acontecer humano.

Brexit.
El proceso de separación del Reino Unido de la Unión Europea, es llevado adelante por la actual primera ministra, Theresa May, quien acaba de sortear un impedimento parcial que votaron los lores e insiste en un operar un Brexit (separación) duro.
A su vez, la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, propone un nuevo referendo para independizarse del Reino Unido. Escocia fue el primer reino en integrarse con Inglaterra, en el siglo 18. Una votación reciente dio ligera mayoría a los partidarios de seguir en el Reino Unido, pero en la votación posterior por el Brexit, la mayoría de los escoceses votó por seguir en la Unión Europea. El voto escocés por el no reunió el 62 por ciento de los votos. Theresa May ya ha anticipado que se opondrá a un nuevo referendo. Inglaterra teme que si se va Escocia, también pueda irse Irlanda del Norte, que se siente cómoda en la Unión Europea. También podría llegar a inquietarse Gales.
Atentamente:
Jotavé