Una iniciativa que merece mayor impulso

Una nueva audiencia pública para hablar sobre el servicio del gas en el país dejó para los pampeanos la certeza de otro tarifazo para las facturas, justamente cuando comienza a bajar la temperatura.
Pero también dejó como saldo el insistente reclamo de nuevas obras para la provincia o bien que se revoque la concesión a la empresa prestataria del servicio.
Tal como ocurrió en la audiencia anterior, el representante del gobierno provincial se presentó para dejar formal constancia de la postura pampeana. Una posición clara, que es la que ha sostenido el gobernador desde poco tiempo después de asumir: o la concesionaria se dedica a cumplir con todas las obras de ampliación que requiere el territorio provincial y a mejorar en todo sentido el servicio que presta, o deja el servicio para que lo tome bajo su órbita el gobierno provincial, con el objetivo de conformar una alianza estratégica con el movimiento cooperativo.
La iniciativa del gobierno provincial, acompañada además por un proyecto presentado en el Congreso Nacional, tiene toda su lógica. Es sabido que el movimiento cooperativo en su conjunto ha dado sobradas pruebas de capacidad para prestar buenos servicios a sus asociados, desde la energía eléctrica hasta la telefonía fija, pasando por la televisión por cable, internet, enfermería y demás.
Y no caben dudas que podría hacer lo mismo con el gas, donde además en algunos casos ya se ha incursionado con el servicio de venta del producto envasado.
Como ejemplo, por si hace falta alguno, se puede consignar que sin ir más lejos en el tiempo, a principios de este mes, durante una licitación en Casa de Gobierno, un funcionario provincial no dudó en señalar que la demora en la entrega de viviendas de barrio en Santa Rosa era responsabilidad de Camuzzi. Es más, dijo directamente ante una consulta periodística que desde el gobierno provincial no se podía dar una fecha cierta de entrega “por demoras derivadas desde la empresa Camuzzi y la imposibilidad de conectar el servicio de gas”.
Similares argumentos se presentaron en la audiencia pública. Además del pedido de mantener la tarifa actual hasta octubre, se reclamó que Camuzzi devuelva los costos de obras pagadas por el Estado y por los usuarios, y que se le revoque la concesión en la provincia.
“Nada ha variado para los pampeanos respecto del servicio público de gas natural desde septiembre a la fecha, más que el aumento del 400% de la tarifa a la que deberemos adicionarle el que ahora se debate”, explicó el representante pampeano, para añadir que “no hay ninguna perspectiva de que Camuzzi modifique en un plazo razonable y para beneficio de los pampeanos las condiciones del servicio que hoy presta”.
Hasta el momento se desconoce la respuesta ante el nuevo reclamo, solo se sabe que la idea del gobierno nacional es plantear un aumento “gradual” de tarifas, no por convencimiento, sino por conveniencia política, en vista de las elecciones de renovación legislativa que se desarrollarán en el transcurso de este año.
En consecuencia, solo parece que sin insistencia ni una demanda más decidida del gobierno provincial, todo seguirá como hasta ahora. Aumentar la presión con un renovado impulso para una auspiciosa iniciativa, tanto sobre las autoridades nacionales como sobre la misma concesionaria, parece ser la única forma de obtener una respuesta positiva al reclamo.
La diferencia parece clara: si el servicio lo prestan el gobierno provincial y las cooperativas, los pampeanos tendrán una herramienta más en sus manos para pensar en el crecimiento: no solo se podrá demostrar que se puede ser más eficiente, sino que además se tendrá la chance de dar más trabajo a los pampeanos y dinamizar la economía a través del desarrollo de nuevas obras.