Inicio Opinion Una respuesta de la política

Una respuesta de la política

I. La decisión del gobierno pampeano de habilitar una línea de créditos a tasa cero para «bancar» las secuelas económicas de la pandemia es una muestra más de todos los recursos que puede poner en marcha el Estado cuando se lo proponen sus administradores. Porque no siempre Estado es sinónimo de intervención virtuosa. Ahí están los últimos cuatro años bajo el gobierno de Mauricio Macri, con una conducción del Estado muy preocupada en garantizar enormes tasas de ganancia a las elites económicas y, a la vez, indiferente hasta la crueldad con los estragos que provocó en las clases medias y bajas.
No se conoce aún una medida similar ni en el ámbito nacional ni en el resto del país, con lo cual nuestra provincia continúa marcando el rumbo en el combate al doble frente que plantea el coronavirus: el sanitario y el económico. Puede recordarse que hace apenas horas La Pampa recibió un elogioso reconocimiento de la Casa Rosada, desde donde se dijo que la nuestra era la provincia argentina «que mejor enfrenta la emergencia».

II. Este respaldo a las empresas que operan con el BLP se llevará a cabo con recursos propios de la entidad financiera. Quizás por esa razón el gobernador, al efectuar el anuncio, le pidió a los bancos privados que se sumen y procedan de la misma forma. No es el único reclamo que recibieron. El presidente de la Nación ya había expresado su enojo porque la banca privada no adhirió a la operatoria crediticia establecida por el Banco Central para atender las urgencias de las empresas a una tasa de interés del 24 por ciento, es decir, muy por encima de la tasa cero que ahora ofrece el Banco de La Pampa. El presidente no se privó de decir algo que todos saben aunque no todos dicen, y menos los grandes medios porteños: las entidades financieras vienen de obtener ganancias siderales durante los cuatro años del macrismo.
Algunas preguntas son inevitables: ¿Causará algún impacto esta iniciativa del gobierno y del BLP en la banca privada? ¿Servirá de estímulo? ¿Sentirán los banqueros un poco de pudor o prevalecerá el afán de lucro? ¿El estado de excepción que plantea la pandemia, con sus efectos tan nocivos en la economía, sensibilizará a los dueños del dinero?
El principal objetivo de esta medida es asistir a las empresas pampeanas, casi todas ellas pequeñas o medianas, para que puedan afrontar el pago de los salarios de sus empleados mientras dure la caída de la actividad provocada por la cuarentena. Poco después del anuncio, desde el gobierno se hizo saber que las cooperativas de servicios públicos también estaban comprendidas. Es evidente que pesó en tal decisión el hecho de que las entidades solidarias son importantes generadoras de empleo. Además la medida fue saludada como muy positiva por parte de las cámaras empresarias locales, que habían solicitado días atrás una medida de este tipo ante la emergencia.

III. Esta rápida respuesta de la política a un pedido de auxilio de la economía debería hacer reflexionar a quienes se apuraron en sumarse a los reclamos que llegan desde los sectores más conservadores con sus cuestionamientos al «costo de la política» y su exigencia de que los funcionarios se bajen los sueldos. En momentos en que se plantea un estado de excepción sin precedentes, con una pandemia que exige de los gobernantes un nivel de esfuerzo y dedicación a la altura de las gravísimas circunstancias que se presentan, esa demanda irrumpe como un elemento tóxico. Primero, porque los salarios cuestionados distan mucho de ser ostentosos; segundo, porque justo en estos momentos es cuando más se requiere deponer diferencias de facción en aras de un compromiso solidario con el conjunto social; y tercero, porque los sectores económicos más poderosos, estrechamente vinculados a los impulsores de esos reclamos, han recibido y reciben del Estado beneficios más que generosos.