Inicio Opinion Verbitsky denuncia operativos golpistas

Verbitsky denuncia operativos golpistas

AUDIOS DE WHATSAPP CONTRA EL GOBIERNO

Se pusieron en marcha mecanismos similares a los que a partir de 2014 desgastaron al gobierno de CFK, de modo de permitir el ascenso de Macrì a la presidencia. Si la operación no tuviera éxito, de todos modos serviría para condicionar cómo será la nueva normalidad.
POR HORACIO VERBITSKY
La hoja de ruta de acoso y derribo del gobierno nacional se recorre a buen ritmo.
La cita en Asunción de los empresarios de la construcción Maurizio Macrì y Horacio Cartes tiene tres vertientes:
1.La defensa en los procesos judiciales que ambos enfrentan por su rol en el Lava Jato. Además a Macrì le inquietan las investigaciones sobre el Correo y los peajes, como le transmitió al Presidente Fernández luego del último codazo el primo inteligente de Macrì y alcalde de Vicente López: Jorge, el hijo de Tonino, cuya relación conflictiva con Franco heredaron sus primogénitos.
2.Los negocios pendientes, vinculados con el acuerdo que ambos firmaron como Presidentes para saldar las cuentas entre ambos países por la construcción de Yacyretá, que Menem estampó para siempre como monumento a la corrupción. Esto también incluye la construcción de otra represa complementaria, Aña Cuá. El Congreso paraguayo ratificó los acuerdos, pero el argentino es difícil que lo haga. Como la Argentina aportó la cuota que correspondía a Paraguay, desde 1992 se acumuló una deuda de 10.000 millones de dólares por intereses. Brasil no renunció a su parte, Macrì la condonó en 2017, pero nunca explicó el porqué de tanta generosidad. Ni la Conmebol, ni la FIFA, ni la salida de la pandemia, que ambos mencionaron, explican la presencia en el encuentro expresidencial de la alta dirección del banco de Cartes. En 2007, el embajador estadounidense, James Cason, informó a su gobierno que por ahí pasaba el 80% del dinero que se lavaba en Paraguay. Tres años después, la embajadora en la Argentina, Vilma Socorro Martínez, reseñó una reunión realizada en Panamá por agentes de la DEA, de la agencia estadounidense de control de Armas, Tabaco, Alcohol y Explosivos (si, todo en una), de las mayores empresas tabacaleras y de una fiscalía de Nueva York, para tratar sobre el contrabando de cigarrillos atribuido a Cartes. Ambos temas constan en los cables secretos divulgados por Julian Assange, que por eso está preso en Londres, bajo amenaza de extradición.
El lanzamiento argentino del grupo continental sería el 17 de agosto, con una movilización que sus organizadores imaginan en un millón de personas. Las granjas de trolls ya han comenzado a divulgarlo, al mismo tiempo que se procura desatar una corrida bancaria, con anuncios falsos sobre una confiscación de dólares y pesos en los bancos. Además se intenta instalar la hipótesis de una renuncia del Presidente Alberto Fernández, y su reemplazo por la Vicepresidenta CFK, lo cual convoca todos los demonios del antiperonismo más irreductible, que ha rebrotado con la misma virulencia de las décadas de 1950 y 2000, a pesar del intento presidencial de ubicarse en un alfonsinismo conciliador. Quien lo hizo fue Daniel Sabsay, el mismo abogado que obtuvo una ovación de una audiencia patronal cuando exigió a los gritos que Cristina mostrara su título de abogada, que ya habían visto dos jueces. Y no pidió disculpas, como la bella Juana Viale.
Al regreso de Macrì a la Argentina (sin fotos que muestren si trajo de vuelta el portafolios repleto de documentos, del que no se separó ni siquiera dentro de la residencia de Cartes) se pusieron en marcha mecanismos similares a los que a partir de 2014 desgastaron al gobierno de CFK, de modo de permitir el ascenso de Macrì a la presidencia. Si la operación no tuviera éxito y el gobierno subsistiera, de todos modos serviría para condicionar cómo será la nueva normalidad, posterior a la pandemia y el rol que entonces asumirá el Estado.

El plan de Steve Bannon.

Quien intenta dar cohesión a una nueva internacional autoritaria es Steve Bannon, ex oficial de la marina, ex banquero, ex alcohólico recuperado gracias a los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola, y uno de los creadores de Cambridge Analytica, la empresa que asesoró entre otros a Donald Trump, Viktor Orban, Marine Le Pen, Mateo Salvini, la Alternativa por Alemania y Jair Bolsonaro en sus respectivas campañas, basadas en la segmentación de públicos que permite el Big Data y la difusión de noticias falsas al gusto de cada uno. También lo hizo en la Argentina en 2015, como admitió ante el parlamento británico su presidente, Alexander Nix. Pero entonces Bannon no tenía ni la décima parte de la importancia global que adquirió después.
En un reportaje al diario pinochetista de Chile El Mercurio, Bannon dijo que la suya es la cruzada revolucionaria de un capitalismo popular, cuya índole se cuidó de exponer. «El mundo se verá obligado a elegir entre dos formas de populismo: el de derecha o el de izquierda. El centro está desapareciendo, eso es un hecho. Entonces, si vas a tener que acomodar tu filosofía de inversiones al hecho de que hay que preocuparse de las personas comunes y corrientes, parece evidente qué camino se debe seguir. De lo contrario tendrás a Jeremy Corbyn, Bernie Sanders, a los Chávez, Allende y Castros de este mundo y ya hemos visto lo que hace el populismo de izquierda».
Bannon rechaza las acusaciones de fascismo, «pues este último supone la adoración del Estado y su fusión con los intereses económicos. Nosotros somos los antifascistas que buscan deconstruir el Estado administrativo. Además somos individualistas». Es la misma fantasía que llevó a los publicistas de Juntos por el Cambio, entre ellos Jaime Durán Barba, Marcos Peña Braun y el hijo del filósofo León Rozitchner, a presentar a Macrì como progresista. En la campaña electoral de 2019, Bannon asesoró al ex militar Juan Gómez Centurión y a la evangelista Cynthia Hotton, lo cual le permitió demostrar que no es infalible. Pero ahora volvió a su primer amor argento.
La fama de Bannon nació en 2016, cuando asesoró a la derecha inglesa que postulaba el abandono de la Unión Europea, y al candidato estadounidense vencedor, Donald Trump, quien lo nombró estratega jefe de la Casa Blanca. Pero sólo duró allí siete meses: para Bannon, Trump no era tan de derecha. Otro tanto ocurrió con uno de los más próximos aliados de Bannon, John Bolton. Trump lo designó asesor de Seguridad Nacional, desde donde planeó una invasión militar a Venezuela, convencido de que desataría una insurrección popular. Nada de eso ocurrió y Trump, quien parece loco pero no tiene un pelo de tonto, despidió a Bolton, quien replicó su desdén con un libro furibundo.

Golpes bajos Inc.

En su prehistoria, Cambridge Analytica había actuado en otros países, entre ellos la Argentina, en estrecha relación con Macrì. Nix era su presidente, Bannon el vice. La empresa madre de Cambridge Analytica era Strategic Communication Laboratories, o SCL. El canal 4 de la televisión estatal inglesa se interesó en ella a raíz de su rol en el Brexit. Bannon es amigo de Nigel Farage, presidente del partido UKIP, que encabezó la campaña separatista.
Nix habló hasta por los codos ante un presunto potencial cliente de Sri Lanka. Le explicó que podían sobornar a un adversario político y filmarlo, enviarle hermosas chicas ucranianas para seducirlo, grabarlo en situaciones difíciles de explicar, difundir en las redes noticias falsas por medio de cuentas creadas al efecto y que no fueran fáciles de rastrear y sin que se advirtiera que se trataba de propaganda. Ellos fueron los que instalaron el apodo The Crooked Hillary (la corrupta Hillary) para descalificar a la oponente demócrata de Trump en la elección presidencial de 2016.
Nix y varios de sus colaboradores se jactaron ante el supuesto cliente de las operaciones que habían realizado en Alemania, Filipinas, Francia, México, Brasil, Inglaterra, India, Italia, Kenya, Ghana, Australia, Tailandia, Malasia, Indonesia, Nigeria, Pakistan, Eslovaquia, República Checa, Kosovo, Guyana, Gambia, Mongolia, Nigeria, Perú, Trinidad y Tobago y la Argentina, donde mencionaron en forma explícita a Macrì. Así consta en el informe publicado por la comisión investigadora del Parlamento Británico que siguió el tema.
El informe también sostiene que la Comisión Investigadora vio «pruebas confidenciales» de una reunión del 27 de mayo de 2015 en la que se trató la realización de una campaña antikirchnerista, consistente en:

-Recolección de inteligencia,
-Guerra informativa (information warfare),
-Uso de agentes de seguridad y de inteligencia retirados de Israel, Estados Unidos, Gran Bretaña, España y Rusia,
-Creación de cuentas falsas en Facebook y Twitter para sostener la campaña anti Kirchner.
Durante el interrogatorio en el Parlamento británico, un diputado le preguntó si la empresa había trabajado para un partido opositor o para alguna persona interesada en influir en la política argentina en contra del gobierno. Nix respondió con evasivas, invocando la confidencialidad, pero como el interrogador tenía a la vista la nota interna con el plan antikirchnerista, terminó por asentir: «Sí, eso parece».

PRO Alvear.

Informes publicados en El Cohete y en El Disenso, muestran que la relación de Nix con la Argentina es antigua y estrecha:
-Vivió aquí a fines de la década de 1990.
-Con su amigo el empresario Lucas Carlos Talamoni Grether y con Patrick Teroerde, formó un equipo de polo con 4 de handicap que participó en torneos en la Argentina y el Reino Unido.
-También crearon Black Soil, empresa dedicada a la siembra líquida, con Talamoni como director ejecutivo y Nix como asesor e inversor, que además tenía la offshore Black Soil Global Corp, en Panamá. El gobierno porteño la presentó como modelo de emprendedurismo.
-Copropietario del Haras Luna Talas, Talamoni compartió con Nix la sede de Cambridge Analytica Argentina, en Arenales 941.
-Nix fue socio del también polista Juan Pepa entre 2007 y 2010 en la empresa Rubirosa Ltd, dedicada a «las comunicaciones estratégicas». El pampeano Pepa, con domicilio en Londres, también fundó con Nix la asociación «Pro Alvear», que recaudaba fondos para obras de beneficencia. Padrino de «Pro Alvear» era Maurizio Macrì, y entre sus adherentes contaron a Javier González Fraga, Sergio Bergman y Toty Flores.
Ante la cámara oculta de Canal 4, Nix recomendó no ir a una elección con hechos, ya que «importan las emociones. Sobre todo, los miedos».

Los miedos
Un audio que circuló cumple con esa premisa. La actriz que habla en términos coloquiales a las chicas de un supuesto grupo de WhatsApp se identifica como la madre de la empleada de un laboratorio, «uno de los dos que tienen llegada directa al Presidente». Para darle verosimilitud dice que viene caminando de casa de su hija, por lo que se la escucha jadear mientras transmite su mensaje urgente. Esta relación privilegiada sería la fuente del decálogo aterrador que sigue:
1.Cualquiera que tenga plazos fijos, retírelos ya.
2.Los dólares, en casa.
3.No se van a poder hacer más transferencias de dólares entre cuentas.
4.Ya están bloqueadas las páginas donde se compraba el dólar blue, sólo se va a poder comprar el oficial.
5.Si lo compran, lo retiran del banco, porque se viene una como el 2001 o peor.
6.Hay 300.000 puestos de trabajo caídos. El laboratorio les avisó lo que tienen que hacer para no pasarla mal, que es lo que yo les estoy diciendo.
7.Lo único que no pueden tocar es la caja de ahorro. Para los pobres como yo no hay problema, porque como no hay nada, no tienen qué confiscar.
8.Si los afecta en forma directa o tienen gente en la familia que tiene plazos fijos, o plata reservada para cancelar operaciones en dólares o en pesos, que los saquen todo y se lo lleven a la casa.
9.El gobierno, cuando se abra la pandemia, que ya empiezan a abrirla, confirmado del Presidente, se va a nutrir de los plazos fijos, cajas de seguridad, todos los lugares donde hay mucha plata, se la van a confiscar porque el gobierno está fundido.
10.El objetivo de este mensaje es que dejen todo en su casa, chicas, y su familia, sus amigos, la gente que tiene plazos fijos, que los dé de baja y se lleve la guita, los dólares depositados en bancos sáquenlos. La plata en casa, chicas, si no se la queda el gobierno.
También comenzó a circular la convocatoria para el 17 de agosto, aniversario de la muerte de San Martín, prosiguiendo con la política de apropiarse de las fechas patrias. Este es el texto, rebosante de ilusiones y deseos imaginarios, a la luz de la radicalización y la marginalidad de sus últimas manifestaciones públicas:
«Empecemos desde hoy !!! ¿Y si metemos un millón? El 20 de junio, miles de argentinos salieron a protestar contra la expropiación de Vicentín. La Justicia actuó y el mismo Alberto, después de un par de bravatas y gritos, aflojó con el tema».
«El 9 de julio superó al 20J. Y el mismo gobierno que gritaba y agredía volvió a hablar de unidad, llamó a la oposición, empezó a correr rumores sobre flexibilizar la cuarentena y anunció un plan económico para cuando salgamos».
«Yo no les creo, por supuesto. Pienso que siguen pensando en jodernos la vida a todos para atornillarse en el poder. Pero sí creo que las movilizaciones ciudadanas los forzaron a pisar el freno. Así como el cacerolazo frenó la suelta de presos y los hizo desdecirse y recular en ojotas».
«¿Y si juntamos un millón? ¿Si el 17 de agosto metemos un millón de personas en las calles? ¿Qué pasaría? Se puede. Lo hicimos el 19 de octubre de 2019. Y el 18 de abril de 2013. Y el 8 de noviembre de 2012».
«Y sirve. Sirve porque el peronismo le tiene terror a la gente en la calle. Sirve porque ellos no pueden movilizar sin prebendas ni colectivos. Sirve porque derriba el mito del gobierno popular. Sirve porque con un millón en las rutas, en las esquinas, en las plazas, no pueden sostener el verso de que sólo protesta la oposición y las señoras paquetas de Recoleta».
«Sirve, sobre todo, porque los medios y la Justicia le apuestan al caballo ganador. A pesar de años de denuncias, ¿cuándo empezaron a avanzar las causas contra CFK? Después de la derrota electoral de 2013. ¿Cuándo empezaron a frenarse? Cuando, por la crisis de 2018, la figura de Macri empezó a desgastarse».
«Hay que mostrarle al periodismo y a los jueces que, aunque siga gobernando, el kirchnerismo ya perdió. Que pueden tener autoridad, pero ya no tienen poder. Hagamos otra marcha del millón. Empezá a contactar amigos. Sumá gente. Convencé. Escribile un WhatsApp a esa persona que hace mucho que no ves. Explicale por qué, y para qué».
«Seamos un millón en las calles. Seamos dos millones. Seamos tantos, pero tantos, que ya no haya mentira capaz de sostenerlos. Los buenos somos más. Hagamos que se note».

Los sueños, sueños son.

Nada de todo esto tiene correlato en la realidad. Las últimas movilizaciones de este sector fueron raquíticas, de modo que los medios comerciales que los apoyan sólo pudieron publicar imágenes a ras del piso, para ocultar su parvedad. Lo que se incrementó fue su iracundia. El Frente Renovador publicó un informe sobre la hiperactividad de los trolls macristas durante el banderazo del 9 de julio, uno de cuyos sinceros hashtags fue #MacriPresidenteYa.
Pero además, atacaron sin matices a Horacio Rodríguez Larreta, considerado traidor por mantener una relación cooperativa con el gobierno nacional en relación con la pandemia, y a su colaboradora El Hada Buena, por haber repudiado la agresión a periodistas de la señal de cable C5N.
Lejos de cualquier riesgo de corrida, el Ministerio de Economía, el Banco Central y la Comisión Nacional de Valores, han conseguido un notable incremento en las colocaciones en pesos, tanto en depósitos bancarios como en valores. Los cheques, que en el último semestre del gobierno de Macrì se negociaban a más del 45%, ahora a un promedio del 26,5% y si están avalados por una Sociedad de Garantías Recíprocas, al 24%. El último informe de la CNV indica que el financiamiento acumulado en el primer semestre del año ascendió a 271.640 millones de pesos, un 102% superior al mismo período del año anterior. Se emitieron Obligaciones Negociables por un 188% más y documentos aduaneros por 94% más. El acumulado de los últimos 12 meses alcanzó los 462.350 millones de pesos, 130% más que el año anterior inmediatamente anterior. Medida en dólares estadounidenses la variación es positiva en 55% (7.953 millones vs. 5.141 millones de dólares).

Inversión pública y privada.

En varias reuniones de la última semana, el gobierno analizó una serie de medidas tendientes a reactivar la economía. Un listado de casi un centenar de iniciativas se redujo luego a la mitad. Y ayer Fernández trabajó con parte del gabinete económico sobre el eje ordenador: por un lado, incremento de la inversión pública, en obras pequeñas en todo el país; por otro, incentivos a la inversión privada. Entre ellos, desgravaciones impositivas y créditos a tasa negativa, pero de ninguna manera un nuevo blanqueo, cuya mención operada por varios interesados irrita al Presidente. Del mismo modo, la moratoria ya enviada a la Cámara de Diputados no admitirá que los beneficiarios de mayor dimensión distribuyan dividendos o compren dólares. En el Senado se derogará el decreto de Macrì que con la mal llamada tarifa plana intentó disimular el tarifazo, ya anulado. La semana que comienza mañana, o la próxima, se presentará en Diputados el proyecto de contribución extraordinaria a las grandes fortunas. Kirchner lo demoró a la espera de obtener desgajamientos de JxC que le aseguren una mayoría cómoda y no exigua.
Uno de los encargados de organizar los anuncios económicos en elaboración es el ministro de Desarrollo Productivo. Pero Matías Kulfas no las tiene todas consigo. Un flyer anónimo le reprocha la designación de varios funcionarios macristas.
Son pecados menores, comparados con los de Guillermo Nielsen, quien podría terminar ante la justicia por su interferencia en las negociaciones del Ministerio de Economía con los bonistas acreedores de la Argentina. El envío del proyecto de ley que fija las mismas condiciones para quienes tienen bonos en dólares bajo ley argentina, tiende a mostrar que la última oferta, que vence el 4 de agosto, es inamovible, mal que le pese al presidente pintado en YPF.
En los cónclaves de Olivos también se analizó quiénes serían los voceros de las medidas, para que toda la tarea no se concentrara en el Presidente, lo cual incluiría un toque femenino. Pero tampoco se actuará con precipitación innecesaria: los ritmos de la pandemia dan tiempo para terminar el estudio de los proyectos antes de comunicarlos.