Visita de dos diputados israelitas

EXPLANADA DE LAS MEZQUITAS EN JERUSALEN

Dos diputados judíos israelíes regresaron ayer a la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén por primera vez desde 2015, después de que las autoridades levantaran parcialmente una prohibición impuesta para evitar tensiones con los musulmanes, informaron la policía y periodistas de la AFP.
Los palestinos consideran esas visitas como una provocación y una intromisión de los israelíes en el lugar sagrado.
Según la policía, un diputado de derecha, Shuli Moalem-Refaeli, visitó la Explanada, tercer lugar sagrado del Islam, conocido como Monte del Templo para los judíos, que lo consideran como su lugar más santo.
El diputado Yehuda Glick, que milita por el derecho de los judíos a rezar allí, también estuvo presente en la Explanada. Su visita no causó ningún incidente, más allá de los gritos de “Dios es el más grande” que le lanzaron algunos fieles musulmanes presentes en la zona, según comprobaron periodistas de la AFP.
Los judíos tienen derecho a visitar el recinto religioso en determinadas horas del día, a excepción de los diputados que no pueden hacerlo desde 2015, pero sólo los musulmanes tienen derecho a rezar allí.
Glick reconoció sin embargo al salir del lugar que, en su interior, había rezado por su mujer, actualmente en coma, por su familia y por Israel, tras caminar descalzo por la Explanada.
Moalem-Refaeli y él aprovecharon la reciente decisión del primer ministro Benjamín Netanyahu de levantar durante un día, a modo de prueba, la prohibición de visita para los diputados judíos, decidida en octubre de 2015 a raíz de tensiones entre israelíes y palestinos.
Situada en Jerusalén Este, la parte palestina de la ciudad anexionada y ocupada por Israel, la Explanada está en el centro del conflicto israelo-palestino. Las fuerzas israelíes controlan sus accesos, pero es Jordania la que gestiona el recinto por motivos históricos.
El temor de que Israel se adueñe del lugar suele movilizar a los palestinos, como ocurrió a finales de 2015 o durante dos semanas en julio de 2017. El gobierno israelí niega que tenga intención de cambiar el statu quo que rige en la Explanada. (AFP-NA)