Inicio Opinion ¿Y si las grandes fortunas pagaran un impuesto del 2%?

¿Y si las grandes fortunas pagaran un impuesto del 2%?

PARA QUE EL COSTO DE LA PANDEMIA SEA MAS EQUITATIVO

Si las 10 personas más ricas del país pagaran un impuesto del 2% de sus fortunas se recaudaría casi lo mismo que el presupuesto del año pasado de La Pampa.
LEANDRO ANDRINI*
Los recientes cacerolazos en contra del gobierno de Alberto Fernández piden que «los políticos bajen su sueldo». Cualquier analista serio sabe que eso no afectaría los números del Estado. Pero, ¿si los más ricos de Argentina pagaran un tributo excepcional del 2 por ciento de su patrimonio?
En su Twitter, el empresario textil Pyme Damián Regalini expresó que «bajando 20 por ciento el sueldo de la clase política no se arregla el parate productivo de todo un país. Quien plantea eso nunca hizo una cuenta en su vida, o tiene ganas de perjudicar el trabajo del gobierno en funciones».

Algunas cuentas.
Vamos a hacer algunas cuentas, no porque ellas solucionen el parate productivo generado por esta crisis que desató la pandemia del Ccovid-19 a nivel global. Tomaremos como fuente el ranking de las 50 personas más ricas de Argentina al año 2018, publicado por la revista Forbes, considerando que esa es la fortuna declarada en blanco. Haremos una conversión a pesos según la relación peso/dólar actual (1 dólar = 64,46 pesos), aplicaremos un impuesto de un 2 por ciento sobre esas fortunas y sumaremos ese porcentaje para utilizar de manera comparativa el monto. Sólo lo realizaremos con las primeras diez de las cincuenta grandes fortunas del país:

1. Paolo Rocca y familia (siderúrgica Techint): Patrimonio: 8.000 millones de dólares, 515.680 millones de pesos (más de medio billón). Impuesto de 2%: 10.313 millones de pesos
2. Alejandro Bulgheroni y familia (petrolera Pan American Energy): Patrimonio: 6.200 millones de dólares, 399.652 millones de pesos (casi medio billón). Impuesto de 2%: 7 993 millones de pesos.
3. Gregorio Pérez Companc y familia (alimenticia Molinos Río de la Plata): Patrimonio: 3.000 millones de dólares, 193.380 millones de pesos. Impuesto de 2%: 3.867,6 millones de pesos.
4. Alberto Roemmers (laboratorios farmacéuticos): Patrimonio: 2.800 millones de dólares; 180.488 millones de pesos. Impuesto de 2%: 3.609,8 millones de pesos.
5. Jorge Pérez (construcciones y bienes inmobiliarios): Patrimonio: 2.600 millones de dólares; 167.596 millones de pesos. Impuesto de 2%: 3.551,9 millones de pesos.
6. Marcos Galperín (Mercado Libre): Patrimonio: 2.500 millones de dólares; 161.150 millones de pesos.
Impuesto de 2%: 3.223 millones de pesos.
7. Hugo Sigman y Silvia Gold (agronegocios del Grupo Insud): Patrimonio: 2.400 millones de dólares; 154.704 millones de pesos. Impuesto de 2%: 3.094 millones de pesos.
8. Edith Rodríguez (petrolera Pluspetrol): Patrimonio: 2.000 millones de dólares; 128.920 millones de pesos.
Impuesto de 2%: 2.578,4 millones de pesos.
9. Familia Werthein (telefonía, agronegocios, bancos): Patrimonio: 2.000 millones de dólares; 128.920 millones de pesos. Impuesto de 2%: 2.578,4 millones de pesos.
10. Eduardo Eurnekian (aeropuertos, agronegocios): Patrimonio: 1.500 millones de dólares; 96.669 millones de pesos. Impuesto de 2%: 1.933,8 millones de pesos.

Sumar ese 2 por ciento de las fortunas de únicamente los diez primeros magnates de Argentina nos da la friolera de 42.742,9 millones de pesos. Veamos comparativamente (vamos a comparar con los datos de 2019, porque el informe de Forbes es de 2018). El presupuesto del año 2019 para la provincia de Buenos Aires fue de 929.466 millones de pesos (casi un billón).
La suma del impuesto del 2 por ciento a sólo los diez primeros millonarios argentinos es igual a la suma requerida para el funcionamiento de todo el Poder Judicial de la provincia de Buenos Aires durante 2019. Es levemente inferior al destinado al funcionamiento de todo el sistema de Salud de la provincia de Buenos Aires (51.148 millones de pesos). Es poco menos del doble de todo el presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social (23.355 millones de pesos), más de 350 mil veces superior al destinado a Ciencia y Técnica en la provincia de Buenos Aires.

Otra comparación.
Miremos algunas otras provincias, en números de 2019:
-Presupuesto de Córdoba: 220.767 millones de pesos. Un poco más de cinco veces lo obtenido con el impuesto.
-Presupuesto de La Pampa: 44.145 millones de pesos. Casi igual a lo recaudado con el impuesto.
-Presupuesto de Mendoza: 141.532 millones de pesos. Un poco menos de cuatro veces el monto obtenido.
-Presupuesto de Santa Fe: 277.182 millones de pesos. Es decir, un poco menos de siete veces el monto recaudado con el impuesto.
Sumemos las fortunas netas de los dos primeros megamillonarios, vemos que nos da casi el mismo valor que el presupuesto total de la provincia de Buenos Aires. Y el patrimonio personal de cada uno de los dos primeros excede cualquier presupuesto provincial que no sea Buenos Aires o CABA.
Siguiendo el planteo de Damián Regalini, con estos números en la mano, proponemos el desafío de hacer cuentas. Que se le retire, una sola vez, el 10 por ciento de la fortuna total, o el 20 por ciento (en ninguno de los dos casos dejarán de ser muy ricos) y que se comparen los montos obtenidos con los ejercicios presupuestarios provinciales de 2019. (APU).

*Investigador del Conicet en Area Química. Responsable de la sección Ciencia y Tecnología de la Agencia Paco Urondo.