Inicio Salud ¿Por qué lavarse las manos con agua y jabón?

¿Por qué lavarse las manos con agua y jabón?

Los especialistas vienen remarcando hace semanas que una de las medidas preventivas más eficaces para combatir el coronavirus es lavarse las manos con agua y jabón regularmente.

Una publicación de la Fundación Huésped en Instagram explica que el coronavirus está cubierto por una membrana de lípidos repleta de proteínas que lo ayudan a infectar las células.

Siendo así, las moléculas de jabón están formadas por una cabeza que se adhiere al agua y una cola que se adhiere a la grasa y evita el agua. Entonces, cuando nos lavamos las manos con jabón, la cola de las moléculas se adhieren a los lípidos de la membrana del virus y permiten que este se abra.

De esta manera, el coronavirus queda destruido en pequeñas burbujas que se eliminan con el agua.

La organización Unicef detalla en su sitio web que los virus respiratorios, como el del Covid-19, se contagian cuando la mucosidad o las gotas que contienen el virus entran en el cuerpo a través de los ojos, la nariz o la garganta. En tal sentido, las manos son unas de las vías de contagio más frecuentes y lavárselas varias veces por día durante una pandemia, es una de las formas más baratas, sencillas e importantes de combatir el riesgo de infección.

La manera correcta de higienizarse las manos es mojandoselas con agua corriente, es indiferente si el agua está fría o caliente, aplicar una cantidad de jabón que alcance a cubrir las manos en su totalidad, frotar por toda la superficie (dorso, espacio entre los dedos y debajo de las uñas) durante 20 segundos, como mínimo, enjuagarse con el agua y secarse con un paño limpio o una toalla de un solo uso.

Una persona, teniendo en cuenta el contexto actual, debería lavarse las manos después de sonarse la nariz, toser o estornudar; después de visitar un espacio público, como transportes, mercados y lugares de culto; después de tocar superficies fuera de tu hogar, por ejemplo, dinero; antes y después de cuidar a una persona enferma y también mientras la estés cuidando; antes y después de comer.

Siempre, en la medida de lo posible, es mejor usar agua y jabón antes que desinfectante de manos, aunque en casos excepcionales se puede recurrir también al desinfectante, que no mata todos los tipos de bacterias y virus.

En caso de no tener jabón y agua corriente, la mejor opción es utilizar agua clorada o un desinfectante de manos que tenga un contenido mínimo de alcohol del 60%. Si estos tampoco están disponibles, el agua jabonosa y la ceniza pueden ayudar a eliminar las bacterias, aunque no son tan eficaces. Si utilizas estos métodos, es importante que te laves las manos lo antes posible cuando consigas acceso a instalaciones de lavado de manos y que, mientras tanto, evites el contacto con otras personas y superficies.

Foto: cuidateplus.marca.com