Inicio Salud Una enfermedad que puede llevar más de dos años en ser diagnosticada

Una enfermedad que puede llevar más de dos años en ser diagnosticada

El diagnóstico de Urticaria Crónica, una enfermedad que se expresa con la aparición de ronchas e inflamación por más de seis semanas, puede tardar hasta dos años e implicar 16 consultas médicas porque se la suele confundir con alergia, aseguraron hoy jueves especialistas en el inicio de la Semana que busca generar conciencia sobre esta patología.

“El diagnóstico tardío en la Urticaria Crónica tiene muchas consecuencias: el padecimiento del paciente, el uso de medicamentos que producen efectos colaterales graves, como son los corticoides administrados en forma inyectable o por comprimidos, e implica quitarle la posibilidad de un tratamiento correcto que modifique el curso de su enfermedad”, expresó Pablo Moreno, presidente de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC).

Según un relevamiento realizado por la AAAeIC y la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), una persona puede demorar «entre dos años y dieciséis visitas al médico en diagnosticarse, porque los pacientes recurren a guardias o profesionales no especialistas y los síntomas suelen confundirse con los de alergia».

La urticaria es una enfermedad que implica la aparición de ronchas que generan picazón e hinchazón en la piel; se define como Urticaria Crónica cuando estos síntomas aparecen durante seis semanas o más, y pueden ser producidos por factores como el sol, la temperatura o psicológicos (Urticaria Crónica Inducible), o pueden aparecer sin una causa evidente (Urticaria Crónica Espontánea).

“Las diferentes situaciones surgidas a partir de la pandemia, los factores vinculados al estrés y otros elementos de la esfera psicológica/psiquiátrica tuvieron amplio impacto en el órgano cutáneo. Los casos de dermatosis vinculadas a estos hechos, entre ellas la Urticaria Crónica, están en aumento”, destacó Ariel Sehtman, presidente de la SAD.

CALIDAD DE VIDA.

Las sociedades científicas describieron que esta enfermedad afecta la calidad de vida de los pacientes y según estudios, la mitad de las personas siente ganas de llorar una vez por semana, uno de cada cuatro falta al trabajo al menos una vez al mes y 75% percibe problemas en su vida sexual, para realizar actividad física o para participar en reuniones sociales. Además, esta patología puede generar ansiedad, estrés y dificultad para dormir.

Si bien la enfermedad no tiene cura, «existen tratamientos que pueden mejorar sustancialmente la calidad de vida de los pacientes aliviando los síntomas, y por eso es importante llegar al diagnóstico adecuado cuanto antes», señalaron los especialistas.

Se estima que 0,7% de la población mundial sufre de Urticaria Crónica en algún momento, lo que representarían unas 250.000 personas en Argentina.

La patología es más prevalente en mujeres (dos de cada tres casos) y si bien todos los grupos de edad pueden verse afectados, en general la edad máxima para que aparezca es entre los 20 y los 40 años y los niños son más propensos a padecerla.

El 1 de octubre se instauró como el Día Mundial de la Urticaria Crónica. En Argentina, la SAD y la AAAeIC impulsan este día como el comienzo de una Semana para generar conciencia sobre la enfermedad y este año lanzaron la campaña «Tu piel cuenta» (www.tupielcuenta.com.ar) mediante la cual se brinda información sobre la patología. (NA).