El papel resiste el avance de las pantallas

Una encuesta nacional organizada por Adira marca el avance de los consumos culturales a través de dispositivos móviles en la franja etaria que va de 14 a 18 años. Sin embargo, en el 70% de los hogares de los adolescentes encuestados se compran medios impresos.
La Asociación de Diarios del Interior de la República Argentina (Adira), con el auspicio del Grupo Sancor Seguros, realizó una “Encuesta nacional de consumos y prácticas culturales adolescentes”. El trabajo se realizó sobre una población de adolescentes de entre 14 y 18 años, con un diseño de muestra representativo, de alcance nacional, sobre la base de las encuestas realizadas a 1.800 adolescentes.
La modalidad de las entrevistas fue la realizar cuestionarios con preguntas de selección múltiple. El trabajo de campo se desarrolló entre abril y junio de este año. Del informe surgen una andanada de datos que hablan del avance del consumo a través de pantallas y en detrimento del papel, pero también indicadores que hablan de la persistencia de los medios gráficos (diarios, revistas y libros) en siete de cada diez hogares relevados.
Habitación.
Uno de los aspectos destacados de la encuesta es el que habla de cuántas pantallas hay en la habitación de un adolescente. Del relevamiento surge que hay al menos cuatro pantallas, entre las que se cuentan el teléfono celular, el televisor, la netbook de la escuela, la computadora de escritorio, reproductores de MP3 y MP4, IPOD y consolas de juegos, como Play Station o Wii.
En esos mismos hogares, al menos en siete de cada diez, los dispositivos electrónicos conviven con medios escritos impresos en papel, como el diario, el libro y las revistas. De la encuesta a los adolescentes surge que solo en el 30% de los hogares no se consumen medios impresos. En el 25% de las casas se compran diarios; en el 15%, libros; en el 10%, revistas; y en el 15%, las tres cosas a la vez. Es decir, que un 70% de los encuestados aseguró que en sus casas se adquiere algún producto impreso.
Televisión en baja.
Uno de los apartados del trabajo trata sobre ver, leer y escuchar en pantallas. Allí surge que el 60% mira televisión en la computadora o el celular; 75% lee en computadora y celular; 60% ve películas en la computadora; 90% escucha música en su celular (55% en PC); 95% navega en Internet en el celular (75% en la PC). En estos casos, todos los consumos se dan a través de pantallas.
El 90% mira algún programa de televisión; el 45% mira entre 1 y 2 horas diarias y un adolescente de cada 10 mira entre 4 y 6 horas. “En 2006, 7 de cada 10 miraban TV de 4 a 6 horas diarias”, compara el informe de Adira.
Los adolescentes también leen. El 70% lo hace en las redes sociales; 60%, en páginas y sitios web; 30% lee libros que no son para la escuela; y 20% lee diarios en Internet. ¿Dónde leen? El 75% en el celular; 60% en la computadora; 15% en la netbook de la escuela; 10% en la tableta y 2% en papel.
Cine y música.
El 85% de los adolescentes de entre 14 y 18 años respondió que había ido al cine en el último año. Un 40% fue dos o tres veces; 25%, cuatro o cinco veces; y un 20% solo una vez.
En cuanto a la música, el 50% dijo escuchar rock nacional; el 45% eligió cumbia; 45%, pop; 40%, reggaetón y 25%, dock internacional.
El consumo de Internet se realiza en un 95% en el celular, el 75% en la computadora de escritorio de la casa, el 20% en la netbook escolar y el 15% en la tableta. En conclusión, los dispositivos móviles generan más horas diarias conectados.
¿Cuánto tiempo están expuestos los adolescentes a la red de redes? Siete de cada diez están todo el día conectados; 40% todo el día hasta ir a dormir; 30% las 24 horas (están siempre conectados); 20%, 3 horas; y 10% una hora. En el 2007, siete de cada diez se conectaban 30 minutos.
El 90% del tiempo que los adolescentes dedican a Internet está destinado a redes sociales (Facebook, Instagran y Snapchat); 75%, a escuchar y bajar música; 55%, a buscar información para ellos; 35%, para hacer la tarea escolar; y 30% para ver series.
El cara a cara, lo más valorado.
Otro de los tópicos sobre los que indagó la encuesta fue “qué es un día divertido” y “qué un día aburrido”. El 85% respondió que divertido era salir con amigos; el 45% hacer deportes; el 40% escuchar música y el 30% pasarlo en familia. Lo aburrido es mirar televisión (65%), usar el celular (40%) y navegar en Internet (40%). “La sociabilidad cara a cara es lo más valorado. Las pantallas son la opción si los chicos están en casa”, sostiene el trabajo.
Otras conclusiones del trabajo fueron que, entre los adolescentes, manejar bien la tecnología o tener lo último que salió, no da popularidad, ni seguridad. Que entre las cosas que consideran más perjudiciales para ellos están manejar alcoholizado, tener sexo sin preservativo, manejar a más velocidad de la permitida, encontrarse con alguien que conocieron en la web; chatear con desconocidos y caminar solos, muy tarde a la noche.