El piloto del Perlán II dijo que volarán desde Argentina al filo del espacio y sin motor

“Sandercock aseguró que “no es cierto que todo el mundo ya fue explorado”, y destacó que junto con el equipo de la misión se está preparando para llegar “a una parte de la atmósfera adonde nunca ha ido nadie”, lo cual representará una ventana a descubrimientos espaciales. “Se dice que todo el mundo ya fue explorado, por ejemplo, Google Earth nos muestra toda la Tierra. Pero siempre está la pregunta de ‘¿adónde más podemos ir?’. Es así que con el Perlan II llegaremos a una parte de la atmósfera adonde nunca ha ido nadie”, remarcó Sandercock en diálogo con Télam, antes de comenzar la conferencia de prensa sobre esta misión.
El piloto e ingeniero mecánico estuvo presente ayer a la mañana en un hotel del barrio porteño de Recoleta, junto a Ed Warnock, CEO del Proyecto Perlan; Jim Payne, jefe de pilotos, y James Darcy, representante de Airbus.
El equipo brindó detalles sobre “Airbus Perlan Mission II”, una iniciativa que aspira a llevar al primer planeador sin motor a los límites con el espacio. En este sentido, se intentará lograr una altitud jamás alcanzada por ninguna otra aeronave provista de alas en vuelo horizontal sostenido: 27.400 metros. Pero el desafío no solo pasará por el récord de la altura -aclaró el equipo-, sino que también implicará una ventana a un mundo de descubrimientos vinculados con el cambio climático y la exploración del espacio. Además, un aspecto fundamental destacado por todos los integrantes de la misión es la “inspiración” que esta iniciativa le brinde a las generaciones más jóvenes, de forma tal que este proyecto represente un mecanismo de motivación para descubrimientos científicos y carreras vinculadas con la aeronáutica y las ciencias ambientales. De hecho, la nave llevará en su interior experimentos diseñados por estudiantes “para llevar la ciencia espacial desde el aula a la estratosfera”.

Con planeadores.
“Desde 1998 que empecé a involucrarme con planeadores y lo que me interesaba descubrir era hasta qué altura podían llegar. Por eso me gustó este proyecto”, relató Sandercock, quien agregó que su madre irá a El Calafate a saludarlo, cuando el Perlan II despegue. Consultado respecto a las ansiedades que este vuelo le despierta, el piloto señaló que “todo se trata de la capacitación y de saber cuál reacción es la correcta” ante una dificultad. Asimismo, indicó que Jim Payne -su copiloto-, “cuenta con una gran experiencia en planeadores”, y explicó que en relación con el manejo de la nave se trata de conocimientos a los que ambos están “muy acostumbrados”. Este relevante proyecto es la culminación de décadas de investigación e innovación, así como del esfuerzo de un equipo de científicos y expertos del sector aeroespacial que trabajan como voluntarios en el proyecto sin fin de lucro “Perlan Project”. Más allá de la experiencia de Sandercock y Payne, las condiciones de seguridad del Perlan están perfectamente comprobadas e incluyen respiradores y un paracaídas balístico, con el cual no es necesario saltar del aeroplano.”Es así que si algo llega a salir muy mal los usaremos y con ellos podremos salvarnos la vida ambos pilotos. Y también contamos con paracaídas de cola”, precisó Sandercock.

Único.
“Argentina es un país único en geografía y condiciones meteorológicas porque ocasiona grandes ondas de montaña”, sostuvo Payne en relación con la decisión de que el Perlan II salga desde una ciudad de una provincia argentina como El Calafate “es una ubicación perfecta para esta misión por sus condiciones meteorológicas, su cercanía con el vórtice polar y su gran aeropuerto”, agregó Sandercock. Este planeador “surfeará ondas de montaña” e intentará sobrevolar a una altura de 27.400 metros, en una atmósfera similar a la de Marte, lo cual permitirá también conocer con mayor profundidad esa superficie para futuros descubrimientos.”No estamos desarrollando un avión para Marte, pero sí pensando en el futuro”, consideró James Darcy. Esa fue una de las motivaciones que, según contó, llevaron a Airbus a involucrase en este proyecto al que calificó como “una aventura maravillosa, en el que un aeroplano volará dos veces más alto que los aviones de pasajeros y sin motor. Con esta misión vamos a poder recolectar datos que nunca antes se pudieron recolectar, y lo haremos sin contaminar la atmósfera ya que el Perlan no tiene motor”, destacó Darcy.
Durante los vuelos, la tripulación estará en contacto con el equipo de tierra, que podrá seguir las conversaciones a bordo y conocer los datos sobre el sistema de soporte vital, el desempeño del avión y la seguridad, además de monitorizar la posición y altitud del planeador.
El Perlan 2, cuya salida está prevista en septiembre de 2016, llevará cámaras instaladas en cabina y cola del avión para obtener imágenes y vídeos durante el vuelo.