En una semana, Pokemon Go pulverizó el trono de Candy Crush

Sólo en el país norteamericano el juego desarrollado por Niantic Inc. y distribuido por Nintendo, había alcanzado en sus primeras 24 horas de existencia el primer lugar entre las aplicaciones más descargadas en la App Store de Apple, mientras que desde el día en que salió hasta hoy fue la app más descargada en Android, en general y cada uno de los días, según afirmó a Télam una fuente de Google.
Y ese ritmo frenético de descargas parece destinado a repetirse en otros países, como quedó demostrado primero en Australia y en Nueva Zelanda (los primeros países en recibirlo, junto con Estados Unidos) y en Alemania, donde el juego llegó hoy y ya trepó a la cima de las aplicaciones más demandadas, según datos del sitio de estadísticas de móviles App Annie.
Parte de su éxito, coinciden los analistas, radica en una notable utilización de la realidad aumentada, que permite colocar elementos virtuales en el mundo real; utilizando la cámara de su smartphone -y el GPS y el reloj-, el jugador debe recorrer calles, plazas o puertos para descubrir y coleccionar alguno de los 151 personajes del universo fantástico de Pokemon, la serie japonesa de dibujos animados surgida en los 90.
A medida que el jugador se mueve y en función del lugar y la hora, estas criaturas van apareciendo en la pantalla del teléfono para que el usuario los capture.
El último en subirse a la fiebre de este videogame fue el intendente de Río de Janeiro, Eduardo Paes, que le pidió hoy a Nintendo a través de Facebook que lleve el juego hasta la “ciudad maravillosa” con motivo de los Juegos Olímpicos Río 2016, que comienzan el próximo 5 de agosto.
“Aló, Nintendo! Faltan 23 días para los Olímpicos de Río 2016. Todo el mundo está viniendo hacía aquí. Venga usted también”, afirmó Paes en la red social.
En su publicación, Paes simuló la llegada de Pokemon Go y colocó diferentes personajes en lugares emblemáticos de la ciudad, como la playa de Ipanema, el Museo do Amanhã o las instalaciones olímpicas.
Sin embargo, no en todos los lugares lo recibieron con los brazos abiertos: según informó esta tarde el sitio web de la BBC, el Museo de la Memoria del Holocausto en Estados Unidos recordó que “jugar el juego no es apropiado en el museo, que recuerda a las víctimas del nazismo” e informó: “Estamos tratando de averiguar si podemos excluir al museo del juego”.
De la misma manera, el portavoz del campo de concentración polaco de Auschwitz, Pawel Wasicki, calificó de “falta de respeto a la memoria de la víctimas del campo de concentración y exterminio de la Alemania nazi de muchas formas”, en un correo al diario The New York Times.
Otros sitios, en cambio, podrían incluso pagar para que los amigos de Picachu (quizás el más famoso de los personajes de Pokemon) aparezcan en “ubicaciones patrocinadas”, que le generaría a la empresa japonesa otra fuente de ingresos. Así lo adelantó el sitio especializado Hipertextual, que recordó que Ingress -el predecesor de Pokemon Go- incluyó elementos promocionales como cafeterías, concesionarios y farmacias, entre otros establecimientos que pagaron por aparecer en el juego.

Distraídos.
Como sea, las ganancias de Niantic y Nintendo aumentaron fuerte en la última semana: sólo en Estados Unidos el juego está recaudando un promedio de 1.6 millones de dólares por día gracias a transacciones realizadas a través de la aplicación, según datos de la consultora Sensor Tower citados por la publicación especializada Quartz.
Asimismo, se prevé a lo largo del próximo año los ingresos por este juego le generen a esas dos empresas ganancias por 1.000 millones de dólares.
Como si eso fuera poco, en la última semana las acciones de Nintendo acumularon gracias al lanzamiento del juego una aumento de más del 50 por ciento en la Bolsa de Tokio, según informó un cable de la agencia española EFE, en lo que significó el mayor aumento en más de 30 años.
Ajenos al mundo de los negocios, grupos de jugadores recorren calles estadounidenses intentando capturar criaturas ficcionales, abstraídos en las pantallas de sus teléfonos, mientras los departamentos de Policía lanzan advertencias para que los usuarios adopten precauciones.
“Están llegando montones de informaciones sobre situaciones de peligro”, sobre todo por la distracción de peatones y conductores por estar jugando, informó ayer el Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos, mientras que el Departamento de Vehículos de Nueva York informó que “lo que está hecho para ser un juego divertido puede tener consecuencias trágicas en la vida real”.
Entre las escenas más surrealistas se vio el lunes por la noche a un grupo de personas recorriendo el puerto de la ciudad californiana de Sana Mónica, deambulando en la oscuridad a la espera de un pokemon, así como cientos de personas en el neoyorquino Central Park apuntando con sus teléfonos a los árboles, según mostraron los medios de ese país.

Compartir