Equipo internacional liderado por un argentino descubrió un exoplaneta

Un equipo internacional de investigadores liderado por un científico argentino descubrió un exoplaneta, el tercero entre los más cercanos al sistema Solar, cuya dimensión es tres veces la masa de la Tierra y orbita a una estrella situada a 8 años luz de distancia del Sol. 

El descubrimiento es un hito “que va a dar que hablar en los años que vienen”, aseguró el científico argentino Rodrigo Díaz, líder del grupo que realizó este descubrimiento y cuyo informe publica hoy la revista científica Astronomy & Astrophysics. Díaz forma parte del equipo de investigación desde hace una década, participó de las observaciones y en el desarrollo del instrumento con el que se realizó el hallazgo, además de llevar a cabo el análisis de los datos que permitió revelar la presencia del cuerpo celeste.

El descubrimiento es “un hito” en la investigación para saber si hay vida en otros planetas fuera del sistema Solar. “El estudio de los objetos más cercanos tiene como fin buscar vida fuera del Sistema Solar. Estudiar la atmósfera podrá indicarnos si hay vida en este tipo de planetas”, aseguró Díaz, doctor en Ciencias Físicas.

El descubrimiento se logró por medio de una técnica de velocidades radiales que mide los sutiles movimientos de la estrella inducidos por la presencia del planeta, que da una vuelta alrededor de su estrella cada 13 días, a diferencia de la Tierra que tarda 365, explicó. “Se trató de un trabajo largo, de detección indirecta. Durante casi ocho años se recopilaron datos de la estrella Gliese 411 -el nombre corresponde a un astrónomo y el número, al catalogo que se le dispuso-, monitoreando su trayecto y cómo variaba su velocidad”, detalló.

El Gliese 411 beta, como fue denominado, es el tercer exoplaneta más cercano al Sol, después de Proxima b y Barnard b. Se trata de un exoplaneta -planetas fuera del sistema Solar- que tiene tres veces la masa de la Tierra a sólo 8 años luz de distancia, indicó el Instituto de Astronomía y Física del Espacio, que dependedel Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

“Las estrellas cuando tienen un planeta giran entorno a él, fue así que detectaron el exoplaneta”, explicó Díaz. La técnica utilizada permite obtener la masa del planeta, pero no se cuenta con información sobre su tamaño, aunque los científicos estiman que su radio es alrededor 60% mayor que el de la Tierra. Para la investigación se utilizó un instrumental “de los más precisos del mundo” instalado en el Observatorio Haute Provence, al sur de Francia, apuntó el científico argentino.

Los investigadores determinaron que la radiación que recibe Gliese 411 beta es 3.5 veces mayor que la que recibe la Tierra, por lo que su temperatura de equilibrio se encontraría entre -18° C y 70° C. Si bien el planeta puede ser calificado como templado por su temperatura, se estima que las condiciones en la superficie son demasiado calientes como para ser habitable. Los científicos especulan que tal vez se parezca más a Venus que a la Tierra.

De todas maneras, en la próxima década, la atmósfera del planeta podrá ser estudiada directamente y se tendrá información precisa sobre su composición y características.

Díaz señaló que el equipo de investigación cuenta con aproximadamente 20 personas, en su mayoría franceses y suizos, aunque resaltó el trabajo realizado por argentinos. “Parte del trabajo lo hice desde la Argentina, desde el Conicet”, comentó al destacar que hay otros otros argentinos que trabajan desde ese organismo nacional. (Télam)