Inicio Turismo, Salud y Tendencia Destacan la importancia de guardar las células madre del cordón umbilical

Destacan la importancia de guardar las células madre del cordón umbilical

La sangre del cordón umbilical contiene gran cantidad de células madre que pueden conservarse para utilizarse en autotrasplantes y tratamiento de varias enfermedades, aunque en la Argentina «sólo se guardan en el 1% de los partos», se lamentó el pediatra y hematólogo Diego Fernández Sasso.

El especialista, también coordinador de Infocordón, una iniciativa sin fines de lucro que busca difundir qué son y para qué se utilizan esas células madre, explicó que el cordón umbilical y la placenta de un recién nacido «contienen sangre que circula por los vasos sanguíneos y queda retenida en el cordón una vez que se corta luego del parto».

«Cuando el bebé nace se puede extraer esa sangre y conservarse para su uso posterior, procedimiento que no implica ningún tipo de riesgo ni dolor para el niño o la madre», destacó. El médico comentó que hasta hace unos años, tanto el cordón umbilical como la placenta eran desechados luego del parto, pero que actualmente se conoce el «enorme valor de la sangre contenida en el cordón».

«Las células progenitoras hematopoyéticas, conocidas como células madre, tienen la particularidad de poder dividirse y multiplicarse dando origen a los distintos tipos de células como las sanguíneas o las del sistema inmunológico», indicó.

Fernández Sasso agregó que esas células pueden utilizarse luego tanto para trasplantes autólogos o «autotrasplantes», como para trasplantes alogénicos, es decir, que pueden donarse a otras personas. «Actualmente, la tasa de probabilidad de utilizar las propias células madre en un autotrasplante es de una en 20 mil, y se estima que en 15 años llegaría a una en 70», precisó el pediatra.

Consultado sobre el porcentaje de partos en los que se decide conservar el cordón en el país, Fernández Sasso señaló que el procedimiento sólo se hace en el 1% de los casos. «En países como España y Portugal ese número asciende al 10%, por lo que es imprescindible generar conciencia sobre la importancia de guardar el cordón, aumentando las muestras disponibles y su aplicación futura», insistió.

Y continuó: «En efecto, científicos de diversas partes del mundo están investigando si las células madre de la sangre del cordón umbilical pueden utilizarse en casos como la asfixia de nacimiento, la parálisis cerebral y el autismo». «Aunque estas terapias aún no están disponibles como parte de la práctica médica estándar, se están evaluando en ensayos clínicos en curso y pueden resultar útiles en el futuro», enfatizó.

El especialista detalló que en la Argentina se están haciendo estudios en el Hospital Materno Infantil Ramón Sardá, que trabaja junto con el Banco Público de Sangre de Cordón Umbilical del Hospital Garrahan para tratar a recién nacidos que padecen «encefalopatía hipóxico isquémica» o falta de oxigenación con células de sangre de cordón autólogas.

«En los últimos 25 años se realizaron más de 35 mil trasplantes con sangre de cordón umbilical en el mundo. Hay que reforzar la importancia de guardar las células madre del cordón umbilical para confirmar el enorme potencial que tienen para el tratamiento de diversas afecciones», completó Fernández Sasso. (Télam)