Zircaos Vuelta al Mundo. Capítulo 51: San Cristóbal de las Casas, México

Llegamos a México y nos fuimos directamente para San Cristóbal de las Casas, una ciudad en la zona alta del estado de Chiapas al sur del país. Su arquitectura colonial tan bien conservada la hace un lugar único en el mundo, por sus colores, su olor, la energía intensa que se disfruta. Un buen lugar para parar y conocer más tranquilamente y más todavía cuando se empieza a descubrir México desde ahí, del lado más indígena, con olor a tierra, a raíces, a antepasados.  

 

Llegar a San Cristóbal de las Casas es mágico por las caras de su gente, las vestimentas, la comida, sus coloridas artesanías y por muchas cosas más. El día que pisamos esta ciudad se me pianto un lagrimón por todo lo que Guille me conto de sus viajes anteriores y por lo que me imagine con sus relatos. Esta vez estaba como protagonista de la historia y me parecía estar soñando.

 

Después de unas cuantas vueltas por la parte más antigua de la ciudad encontramos un lugar tranquilo y bonito para pasar unos días, frente a una plaza rectangular con bancos y sombra y a los pies de la inmensa escalera de 79 escalones que llevan hasta la Iglesia de Guadalupe (edificada en el Cerro de Guadalupe en 1934) y desde ahí se puede admirar una hermosa vista panorámica de la ciudad. Por esa misma calle, en dirección recta, llegamos al centro histórico que está a unas 10 cuadras. La caminata es muy agradable paseando por sus veredas angostas y contemplando el movimiento de los lugareños y turistas. Disfrutamos de días de sol y también algunos de lluvia, pero siempre se encuentra algo para hacer fuera o dentro de casa.

 

San Cristóbal de las Casas (Sancris, cariñosamente) es una ciudad cosmopolita considerada por muchos como la capital intercultural de Chiapas, además de ser la principal localidad turística del Estado. En 2003 fue incluida al programa de “Pueblos Mágicos” por la Secretaría de Turismo de México, al destacar su arquitectura y sus manifestaciones socioculturales. Y en el 2011 como “El Más Mágico de los Pueblos Mágicos de México”, vendría a ser la más hermosa de todas.

Y San Cristóbal tiene eso, enamora apenas uno entra.

Enseguida se huelen las costumbres de las diferentes comunidades. En el mercado local del centro la magia no deja de sorprendernos. Largas cuadras y grandes manzanas de venta de artesanías, una de las más hermosas de Latinoamérica, donde los colores no paran de brillar, los bordados y las texturas de las telas son mágicos.

 

Pasando este sector del mercado nos encontramos con la parte más rica, la de las verduras y frutas exóticas, pescados frescos o secos, hormigas al limón, restaurantes, flores, carnes, especias, quesos y tanto más que es difícil enumerar todo. El mercado comienza por la mañana muy temprano y puede llevar más de un par de horas recorrerlo entre el murmullo de los vendedores, los ofrecimientos de buenos precios a los gritos, la alegría de uno al encontrar cositas ricas para cocinar y conocer otras. Todo es un mundo nuevo cada día, para nosotros, para cada visitante, sin duda. En otro lado unas mujeres de la comunidad Chamula vendiendo lana negra para sus faldas, un atuendo bien caluroso para el verano. Y así un desfile de postales a cada instante, porque realmente es así, una fotografía que queda a cada segundo en nuestra memoria, para siempre.

Infaltable comerse unos ricos y auténticos tacos en cualquiera de los lugares. Todos son muy ricos. Vienen bien para hacer una parada, juntar energías nuevamente y seguir andando “por ahí”…

 

Gracias por acompañarnos!!

Sígannos en Facebook: ZIRCAOS VUELTA AL MUNDO

También pueden suscribirse a nuestro canal de YouTube: ZIRCAOS