Zircaos Vuelta al Mundo. Capítulo 56: Un tequila en Tequila

Cuando supimos que estábamos a solo 60 km del lugar donde se elabora el tequila más rico de todo México, para allá fuimos. Los amigos del pueblo nos invitaron a conocer una de las destilerías, probar los productos y observar el paisaje que rodea la ciudad de Tequila porque realmente es único. En el camino se observan todo el tiempo campos repletos de agave azul, el ingrediente principal de este licor, esta planta desde donde se extraer el tequila después de un proceso muy interesante. A simple vista, cuando las vi por primera vez sentí que se parecen a las plantas de aloe vera o ananá (piña).
Terminamos de almorzar, nos subimos todos a la camioneta de Juan y nos fuimos para otro de los denominados Pueblos Mágicos de México.
Y llegamos a la ciudad, ubicada en el estado de Jalisco y muy conocida por la producción de tequila.
En 1600 Pedro Sánchez de Tagle, conocido como “el padre del tequila” creó la primera destilería para procesar los jugos obtenidos del agave tequilana, una variedad de cactus muy particular porque florece sólo una vez en su vida, después de una década de existencia, y muere a continuación; su polinización depende exclusivamente del murciélago tequilero.
A mediados del 1700 José Antonio de Cuervo decidió hacer lo mismo probando con las plantas de agaves azules. Se convirtió con los años en el tequila más conocido del mundo: José Cuervo.
El tequila ha recibido el sello de Denominación de Origen, lo que significa que solo se puede producir en ciertos municipios de México.
En las calles de Tequila se encuentran numerosas fábricas de esta bebida, desde las más caseras y pequeñas hasta las grandes industrias.
Nosotros visitamos una bastante grande donde una guía nos fue presentando y contando de qué manera se obtiene el tequila. Luego nos llevó a un salón enorme donde nos sentamos muy cómodamente y donde empezaron a desfilar varios productos para probar, licores y tequilas con diferentes puntos de maduración y colores que iban desde el transparente a los marrones, según el tiempo de estacionamiento en los barriles.
Después de unas horas en el mundo del tequila nos fuimos a caminar por el centro de la ciudad, bajo una lluvia torrencial que tardo un par de horas en parar.
Regresamos al pueblo de Etzatlan por la noche, donde había quedado nuestra casita. Al día siguiente seguimos viaje y como costo…!! Siempre cuesta arrancar de nuevo cuando uno se siente tan bien en un lugar!
Gracias por acompañarnos!!!

Sígannos en Facebook: ZIRCAOS VUELTA AL MUNDO
Suscríbanse a nuestro canal de YouTube: ZIRCAOS